Top
¡NO MÁS MUERTES! ¡Fuera López Gatell! – 30-30
fade
6403
post-template-default,single,single-post,postid-6403,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

¡NO MÁS MUERTES! ¡Fuera López Gatell!

Partido Obrero Socialista

¡NO MÁS MUERTES! ¡Fuera López Gatell!

Partido Obrero Socialista

 

¡Fuera López Gatell!

Exigimos pruebas que permitan abatir la pandemia

 

El primer día de junio México contó, según cifras oficiales, 10 mil muertos por el nuevo virus; un mes y días después, el 4 de julio, había más de 30 mil fallecimientos y sólo en ese día hubo más de 6 mil nuevos enfermos. En un breve lapso de tiempo se triplicó el número de víctimas fatales y creció exponencialmente el número de contagiados. Según distintos especialistas, la pandemia ha escapado al control de las autoridades y de seguir así en octubre habría al menos 90 mil muertes.

 

Estas muertes pudieron haberse evitado. Decenas de miles no debieron morir ni deben fallecer otros más. Esta dura realidad es reveladora del fracaso de la estrategia sanitaria del gobierno federal y del subsecretario Hugo López Gatell, la misma que ha tenido fatales consecuencias en países como el Reino Unido, Brasil y los Estados Unidos. En contraste, otras naciones como Vietnam, Corea del Sur, Japón, Taiwán, Singapur, China, Cuba, Uruguay, Portugal y otras han aplicado otra estrategia que les ha redituado en pocas bajas y ha afectado mínimamente sus economías. La clave de su éxito es que han llevado a cabo entre sus poblaciones una vigilancia activa, lo que implica realizar cientos de miles de pruebas para detectar a todos aquellos que están infectados. Luego de esto los aislaron durante 14 días para evitar que contagien a otros más. Sólo de esta manera puede romperse las cadenas de contagios y vencerse la epidemia (junto con el uso de mascarillas, limpieza, etcétera). Esto es lo que repetidamente ha venido recomendando la Organización Mundial de la Salud. Sectores de científicos mexicanos ya claman por este tipo de solución, la única eficaz.

 

Es mentira que las pruebas masivas sean un lujo. Entre los países que las han aplicado hay algunos con menos recursos que el nuestro. Aplicar pruebas masivamente es un asunto de voluntad política, de saber si el gobierno prioriza las vidas de los ciudadanos por sobre otros gastos. México requiere de aplicar 10 pruebas por cada contagiado, unas 2 millones y medio. Si cada prueba cuesta 2 mil pesos, es un gasto de 50 mil millones. Recluir en hoteles a medio millón de ciudadanos contagiados durante 14 días a un precio de 500 pesos diarios por habitación costaría 3 mil 500 millones de pesos. Como vemos, esta estrategia costaría a lo mucho entre 35 mil a 60 mil millones de pesos, que no son ni la décima parte de los casi 750 mil millones de pesos que el presidente López Obrador pagará este año por deuda pública.

 

La pandemia es actualmente tan peligrosa que muy probablemente sea necesario el confinamiento de la población. De ser así, la cuarentena no debe ser un privilegio de los sectores medios como lo ha sido hasta ahora y los grandes empresarios deben abonar un impuesto especial para pagarla, así como el Estado. Se trata de que los trabajadores informales, los desempleados, los domésticos, los agrícolas, las mujeres y sobre todo las comunidades indígenas reciban una subvención mensual que les permita alimentarse y hacer frente a sus gastos. Lo prioritario es salvar vidas, aunque cueste.

 

PARTIDO OBRERO SOCIALISTA        7 de julio de 2020.


Imagen: Muertes por Covid-19 por cada 100,000 habitantes de los países más afectados con cifras oficiales actualizado al 9 de julio 2020. Centro de Recursos para Coronavirus del Departamento de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins en EU.