Top
La HUELGA del SITUAM – 30-30
fade
5681
post-template-default,single,single-post,postid-5681,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

La HUELGA del SITUAM

Ricardo Valencia.

La HUELGA del SITUAM

México vive momentos de gran agitación laboral, desde hace décadas no se veía que la clase obrera levantara la cabeza contra el neoliberalismo, menos aún ante sus sindicatos charros. Los obreros de Matamoros han sido todo un ejemplo de lucha para los trabajadores del país, pues han sabido superar todas las trabas imaginables, desde el reconocimiento de legalidad y existencia de sus movimientos de Huelga, pasando por los intentos de sabotaje por parte de sus propias dirigencias priistas charras y del mismísimo Monreal -emisario del gobierno federal-, hasta las amenazas de desempleo generalizado en la franja fronteriza y de represión a los integrantes de dicho movimiento.

 

En el sur del país la CNTE parece que se ha desengañado de la ilusión en que habían caído con la candidatura presidencial de AMLO, pues el hecho concreto de no abrogación de la Reforma Educativa de EPN viene a demostrar que la política laboral y educativa de la 4T no es tan distinta a la neoliberal, aunque así se haya decretado. La CNTE, que en el 2016 volviera a demostrar su capacidad de movilización y de lucha, se vuelve a movilizar.

 

En el centro del país tenemos a los sindicatos universitarios levantándose en huelga contra los privilegios de las burocracias académicas que están enquistadas en todas las instituciones de educación superior. Se levantan por el respeto de la patronal hacia sus sindicatos y sus Contratos Colectivos de Trabajo (CCT), así como por la exigencia de un aumento salarial capaz de superar la pérdida del poder adquisitivo que se ha venido agudizando en los últimos años; en este contexto se encuentra la huelga del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM).

 

El SITUAM, que en otros tiempos fuera todo un referente sindical y con uno de los mejores CCT, hoy vuelve a ser un referente de lucha; la base de sus afiliados decidió estallar la Huelga el primero de febrero por violaciones a su CCT, así como por un aumento salarial del 20%. Pero estas demandas son solo el reflejo de una compleja problemática a lo interno de la universidad, que se ve reflejada en la mesa de negociación, en las reuniones deliberativas del sindicato y en la misma población estudiantil.

 

Después de once años sin estallar una huelga, las violaciones al CCT han sido perpetradas por la patronal de manera sistemática, una de ellas es el desplazamiento de la materia de trabajo, expresada en la práctica de las autoridades en contratar personal por fuera del CCT, bajo el régimen de honorarios o de confianza. Esta práctica consiste en contratar profesores con maestría y doctorado por honorarios y por nueve u ocho semanas, lo que lacera, a la par, el CCT y el modelo educativo de la UAM tipo profesor-investigador. Ya que estos académicos no pueden hacer trabajos de investigación en tiempos tan reducidos. Bajo esta figura de contratación se reducen los derechos laborales de los profesores al igual que sus salarios, y así el trabajo docente en la universidad se ha precarizado.

 

Por otra parte, dentro de la Universidad se ha generalizado, poco a poco, la demanda de la redistribución del presupuesto; demanda que ha sido planteada por el sindicato desde un primer momento, pues dentro de la administración universitaria han salido a la luz varios casos de corrupción: desvío de fondos, gastos millonarios injustificados, tráfico de influencias -reflejado en el ingreso de planta académica con cercanía personal hacia algunos directivos-, contrataciones de servicios a un costo altísimo a empresas propiedad de exdirectivos, nepotismo, compras académicamente injustificadas de joyería, extravío de recursos, etc. Aunadas a todas estas prácticas, los altos salarios de la llamada “burocracia dorada”, donde solo entre 32 directivos -incluidos rectores, directores de división, jefes de departamentos, coordinadores- consumen poco más del 30% del presupuesto total de la universidad; así como la inequitativa distribución del presupuesto destinado a la investigación, pues suele beneficiarse al sector académico cercano a los directivos en turno. 

 

Esta huelga se encuentra en un entorno hostil, pues al ser la primera de carácter federal y poner en jaque al gobierno de MORENA, el nuevo gobierno se ha mantenido al margen de la petición sindical de interferir a favor de los trabajadores. Hasta este momento las autoridades Universitarias no han ofrecido nada nuevo en las negociaciones, y el tiempo mismo ha generado un desgaste creciente entre la base trabajadora, pero el ánimo no ha desfallecido en ningún momento.

 

Así como la huelga tiene en contra a su patronal, los trabajadores deben luchar contra los viejos vicios del sindicato y de sus corrientes internas, pero también con la inexperiencia política de varias generaciones de trabajadores. Los trabajadores deben de tomar el movimiento en sus manos y no dejarlo al libre albedrío de su dirigencia sindical, pues las victorias que se han obtenido antes mediante la lucha han sido por obra y acción de los trabajadores de base y no de su dirigencia en turno.

 

Foto vía Flickr. Lucy Nieto, UAM Rectoría General.