Top
Despidos masivos – 30-30
fade
5763
post-template-default,single,single-post,postid-5763,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Despidos masivos

Juan Reséndiz

Despidos masivos

La austeridad gubernamental recae en los trabajadores

Juan Reséndiz

 

Vaya regalo de fin de año que el recién estrenado gobierno de AMLO le otorgó a miles de familias. En plenas fiestas navideñas miles de trabajadores al servicio del estado supieron que se quedaron sin trabajo. Desapareció dicha y alegría en los hogares para darle entrada a la angustia y desesperanza que acarrea el desempleo. Habría que resaltar que muchos de estos trabajadores fueron parte de los 30 millones de votos que llevaron a AMLO al poder. El periódico El Financiero estimó que tan solo del 1 de diciembre de 2018 al 15 de enero de 2019 fueron despedidos alrededor de 20 mil empleados de confianza a nivel federal y cerca de dos mil en la Ciudad de México. (22/I/19)

 

Pero esta agresión a los derechos laborales ni de lejos para aquí. No se trató de un paquete navideño. Apenas López Obrador ganó las elecciones, inmediatamente se dio a la tarea de elaborar y anunciar su plan de austeridad y contra la corrupción. En el punto 21 de este plan informó que el objetivo es reducir “toda la estructura de trabajadores empleados de confianza en un 70% del personal y del gasto de operación”. (El Economista, 18/I/19). En números, significa que el gobierno se propone despedir a cerca de 230 mil trabajadores del servicio público federal. Los filopejistas justifican este hecho con el argumento de que se está combatiendo a los aviadores, lo que es falso. No se puede negar que en algunos casos se trate efectivamente de parásitos, pero la realidad es que la mayoría de este ejército de nuevos desempleados está constituida por miles de trabajadores que -como usted- se presentan diariamente a laborar y que realizan funciones cotidianas de supervisión, gestión, análisis, gestoría, etcétera.

 

Ya comenzó el rechazo de parte de los trabajadores a los despidos en el SAT y el ISSSTE. Pero no serán los únicos porque ya se preparan para este 2019 una nueva oleada de despidos en el IMSS, SEP, la Secretaría de Cultura y todas las demás instituciones del servicio público federal. Los trabajadores que han sufrido esta agresión relatan que para conseguir su despido el gobierno ha recurrido al hostigamiento, la represión y la amenaza. A otros simplemente ya no los dejan ingresar a su fuente de trabajo. Sin serlo, tanto la administración de Calderón como la de Peña Nieto se auto nombraron el gobierno del empleo. Calderón hizo de la creación de empleo su bandera, mientras que Peña presumió haber generado una cifra histórica en creación de empleos. Hoy el gobierno de AMLO recién comienza y ya se encuentra sobre la mesa la valoración sobre si caracterizarlo como el gobierno del desempleo masivo.

 

Para hacer más sombrío el panorama laboral, El Economista reportó que en diciembre se cancelaron 380 mil empleos formales (14/I/19). Lo anterior significa un incremento de la pobreza a nivel social y una crisis en puerta para el nuevo gobierno. Las medidas puestas en marcha por el gobierno federal tienen como fundamento supuestamente la austeridad, pero en realidad tienen el objetivo de liberar recursos para sus programas sociales. Sectores populares recibirán recursos provenientes de otros sectores que pasarán al desempleo y probablemente a la pobreza. Esta política de AMLO está en sintonía con las recetas que sobre este problema dictan los grandes organismos financieros internacionales para países como el nuestro. Organismos neoliberales ante los cuales López Obrador no se ha desmarcado.

 

Se requiere emprender una lucha en defensa del empleo que vaya más allá de interponer demandas ante los tribunales. Se requiere sobre todo de la organización y la lucha de los miles de trabajadores que actualmente se encuentran despedidos o amenazados de quedar en la calle.

 


Juan Reséndiz es trabajador de base de la UNAM.