Top
Colosio: la doble conspiración. 4 “Fallas” en la seguridad del candidato. – 30-30
fade
5702
post-template-default,single,single-post,postid-5702,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Colosio: la doble conspiración. 4 “Fallas” en la seguridad del candidato.

Cuauhtémoc Ruiz

Colosio: la doble conspiración. 4 “Fallas” en la seguridad del candidato.

Este texto forma parte del libro Colosio: sospechosos y encubridores, de próxima aparición.

Parte 4 de 8. “Fallas” en la seguridad del candidato.

Cuauhtémoc Ruiz

 

Cuatro diferentes grupos formados por decenas de personas debieron haberse encargado de cuidar la vida del candidato, Luis Donaldo Colosio, la persona más influyente de México. Sin embargo, el asesino pudo: Llegar hasta Colosio sin que nadie se lo impidiera; llevar una pistola y desenfundarla; aproximar la pistola a la cabeza del político y disparar.



El sonorense debió haber sido protegido por una primera línea de seguridad en forma de diamante integrada por cinco especialistas del Estado Mayor Presidencial (EMP). Luego debió haber habido una valla en forma de herradura formada por diez personas del Grupo Omega. El Grupo de los Sucios debió haber detectado y actuado contra sospechosos. El Grupo TUCAN debió haberse limitado a cuidar un puente que estaba a 25-30 metros de distancia y tenía expresamente prohibido cuidar del candidato y, en consecuencia, acercársele. Pero a la hora de la actuación del magnicida:

No existió la valla en forma de rombo o diamante del EMP; no existió la valla en forma de herradura del Grupo Omega; y ningún grupo se dedicó a detectar sospechosos. Además, cuatro miembros del TUCAN estuvieron entre los más próximos a la víctima.

 

El Grupo de los Sucios era llamado así por la vestimenta que sus miembros usaban para confundirse entre la masa. La mayoría eran expertos en artes marciales. Trabajaban en coordinación con el EMP. “Su función era la de colaborar en la seguridad periférica infiltrándose entre la muchedumbre, para detectar personas sospechosas.” ¿En qué falló a la hora de la hora este grupo tan calificado en seguridad? El Grupo de los Sucios no asistió al mitin en el que asesinaron a Colosio.



Los cuatro subprocuradores nunca ofrecieron una explicación satisfactoria sobre esta ausencia, que pudo haber hecho la diferencia en lo ocurrido el 23 de marzo de 1994. Este Grupo pudo haber salvado la vida de Colosio. No existe una explicación oficial sobre quién (o quiénes); y porqué, tomó (o tomaron) la decisión de que este Grupo no actuara en Lomas Taurinas. Este hecho facilitó grandemente la actuación de los asesinos de Colosio. Ninguno de los fiscales aclaró este misterio, que puede ser una de las claves de quiénes organizaron la conjura.

**

 

El general Domiro García Reyes era el principal encargado de la seguridad de Luis Donaldo Colosio. Contaba con 195 elementos del EMP. Existían militares de inteligencia que debían recopilar información que tuviera que ver con la seguridad del candidato. Luis Donaldo contaba con una escolta fija de cinco elementos.



Este frondoso aparato de casi 200 personas, pagado con los impuestos de los mexicanos, se mostró incapaz de funcionar en el momento requerido. El fiscal González Pérez se preguntó si los elementos del EMP que participaron en Lomas Taurinas “incurrieron en alguna forma de responsabilidad”, “basando tal sospecha en el hecho de que el autor del atentado se acercó con suma facilidad al candidato.” El subprocurador González Pérez concluyó severamente que “La actitud de los encargados de seguridad fue pasiva, pues no hubo ni la previsión ni la implantación de dispositivos emergentes de seguridad. Al final nada funcionó, las vallas fueron rotas de inmediato y no hubo una acción de respuesta.”



¿A qué se debió que en Lomas Taurinas en materia de seguridad nada haya servido? ¿Quién o quiénes fueron responsables de esta falla que tuvo consecuencias fatales? Colosio Murrieta era un político opuesto a los “excesos que conlleva una protección extrema”, y deseaba que el electorado se le pudiera acercar. Ello se tradujo en “flexibilizar las medidas que debían tomarse para preservar su integridad”, según el general Domiro. González Pérez dio por buenas estas explicaciones del general García Reyes. También entrevistó a más de 20 líderes priistas que le respondieron lo mismo: Colosio no deseaba una seguridad estricta.

 

El subprocurador no cuestionó al general García Reyes sobre qué hizo al saber que el Grupo de los Sucios no acudiría al acto en Lomas Taurinas, no lo inquirió sobre qué hizo para sustituirlos; tampoco dice una palabra sobre los militares a su cargo que se encargaban de labores de inteligencia, jamás se pregunta qué hicieron (si es que hicieron algo) y por qué fallaron; tampoco preguntó si el EMP ensayó medidas de custodia del candidato alternativas a las tradicionales. Los lectores del Informe de González Pérez nos quedamos con la idea de que, para éste, la responsabilidad de que nada funcionara en la seguridad brindada al candidato fue… del finado Luis Donaldo Colosio.

 

 

Imagen: Fotografías que se encuentra en la caja de evidencias del mitin en Lomas Taurinas, cortesía MCCI.


Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.

Parte 3. Colosio: la doble conspiración. Así se preparó el crimen.

Parte 5. Los tucanes asesinaron a Colosio.