Top
Colosio: la doble conspiración. 2 Mario Aburto, el asesino, reconoció un complot. – 30-30
fade
5662
post-template-default,single,single-post,postid-5662,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Colosio: la doble conspiración. 2 Mario Aburto, el asesino, reconoció un complot.

Cuauhtémoc Ruiz

Colosio: la doble conspiración. 2 Mario Aburto, el asesino, reconoció un complot.

Este texto forma parte del libro Colosio: sospechosos y encubridores, de próxima aparición.

Parte 2 de 8. Mario Aburto, el asesino, reconoció un complot.

Cuauhtémoc Ruiz  

 

En el primer interrogatorio que se le practicó a Mario Aburto, poco después del asesinato, aceptó que formaba parte de un grupo que preparó el crimen. Al respecto de la pistola utilizada, contestó:

 

Mario Aburto: Me la dejaron en un lugar donde ellos me indicaron donde iba a recibir el arma.
Interrogador 1: Entonces, sí eres parte de algún grupo.
Mario Aburto: Sí, lo reconozco.

 

Más reveladoras de que el asesinato había sido una conjura fueron las respuestas que Mario Aburto dio al comandante Humberto Torices en el Jet de la PGR en el vuelo que hicieron de Tijuana a la Ciudad de México el 24 de marzo:

 

Mario Aburto: A mí me buscaron porque siempre supieron que era capaz de hacer cualquier cosa para mantener la estabilidad política del país, y en el momento en que me buscaron sabían que estaba preparado mentalmente. Y la persona que me buscó… No quería que conociera su identidad…
Interrogador: Ahora, esa persona también cree en el ideal que usted cree; o sea que:¿los dos coinciden en la forma de pensar?
Mario Aburto: Él creyó que tenía yo decisión para hacerlo. Yo trataba de no hacerme partidario a partidos de izquierda o cositas así, porque siempre estuvimos con el PRI mi papá y yo. Mi papá siempre voto por el PRI.
Interrogador: ¿Qué partido, considera usted que ha sido mejor?
Mario Aburto: El PRI, porque tiene gente mejor preparada.
Interrogador: ¿Quién, quién se le hacía o quien se le hace el candidato más fuerte del PRI?
Mario Aburto: Pues ahorita dos. Jesús Silva Herzog y otro que prefiero no mencionarlo. A Colosio le hacía falta más desenvolvimiento, más facilidad de palabra, ser más centrado en las propuestas que daba al pueblo.
Interrogador: De los que me mencionaba, candidatos del PRI, ¿quién le gustaba más que saliera en vez del licenciado Colosio como candidato?
Mario Aburto: La persona que no mencioné. No le puedo decir quién es porque si le digo se puede valer para hacer una idea de por qué lo hice [el asesinato]…

 

Este interrogatorio es revelador de una conspiración cuidadosamente planeada dentro del PRI. Fue desestimado por el fiscal Luis Raúl González Pérez.

**

 

Víctor Burgos Meraz, presidente del PRI en la colonia Buenos Aires en Tijuana, declaró que en julio o agosto de 1988, en una reunión de 130 personas, preguntó quién quería fungir como secretario de deportes, a lo que respondió Mario Aburto que él se ofrecía para ocupar dicho cargo, lo que apoyaron las personas reunidas, incluso aplaudiéndole.

Leticia Ortiz declaró que cuando José Pedro Silva Solórzano le preguntó a Mario a qué partido pertenecía, éste le contestó: Yo soy priista cien por ciento”.

 

Silveria Alegría Jacobo, coordinadora del Movimiento Territorial del PRI, mostró un listado de jefes de manzana del distrito XIII que incluía nombre y domicilio de Mario Aburto. Antonio Cano Jiménez, presidente del PRI municipal en Tijuana ordenó borrarlo al responsable de informática. Contras estas pruebas y evidencias de que Mario Aburto era un firme militante del PRI, el fiscal González Pérez distorsionó la realidad y lo presentó como una persona sin adhesión a este partido.

 

Imagen: Fotografías de la recreación de asesinato en el penal de Almoloya de Juárez, cortesía MCCI


Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.

Parte 1. Colosio: la doble conspiración. Así fue el crimen.

Parte 3. Así se preparó el crimen