Top
AMLO en el tobogán. Ha perdido el apoyo de millones – 30-30
fade
5991
post-template-default,single,single-post,postid-5991,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

AMLO en el tobogán. Ha perdido el apoyo de millones

Cuauhtémoc Ruiz

AMLO en el tobogán. Ha perdido el apoyo de millones

Cuauhtémoc Ruiz

 

En junio ha ocurrido un nuevo desplome en el apoyo popular del máximo mandatario. La cobarde reacción de López Obrador a las amenazas de Donald Trump ha ocasionado otra pérdida en el caudal de sus apoyadores. Y han aparecido las primeras peligrosas grietas en el gobierno, la filosa crítica al presidente desde su primer círculo.

 

La cima, el combate al huachicol

 

Triunfante ante sus competidores con el apoyo del 53% de los que acudieron a las urnas, AMLO pudo ampliar más su popularidad. Comenzó su gobierno con el apoyo de un impresionante 78%. Parecía que era su techo pero en la batalla contra el huachicol llegó a alturas todavía mayores, asombrosas. Algunas de las encuestas de la primera quincena de febrero le dieron hasta el 86%, un récord difícil de superar. Esa abrumadora simpatía popular se debió a lo que parecía su determinación de terminar con el robo en gran escala de combustibles. Aunque ningún pez grande pisó la cárcel, y es de dudar que se haya terminado con el saqueo de gasolinas, hubo un vuelco popular en solidaridad con el presidente.

Pero ahora podemos ver cómo, en pocos meses, esa alta cifra ha quedado en el pasado y AMLO ha visto disminuida su popularidad vertiginosa y peligrosamente.

 

La brusca disminución en mayo

Las casas encuestadoras varían considerablemente en las cifras que presentan sobre la popularidad presidencial. Pero en todas ellas, sin excepción, puede verse una brusca disminución desde mayo. La empresa Consulta Mitofsky a mediados de abril le daba a AMLO un apoyo del 68%, cifra que descendió quince días después a 60%. Por esta fecha GEA-ISA registraba que era de un 64%. La empresa México Elige en febrero le daba 73%; en marzo 67% y en abril 62%.

Si AMLO llegó a tener en su mejor momento, en febrero, aproximadamente un 80 % de adhesiones; y si a inicios de mayo había descendido a 60-64%, quiere decir que había sido abandonado por entre un quinto o un cuarto de sus seguidores.

 

Las elecciones que hubo en algunos estados al comenzar junio confirmaron que el gobierno viene de bajada. En Puebla el PAN obtuvo más votos que Morena y triunfó en la capital y en la zona metropolitana, pero los aliados del partido gubernamental le dieron el gane al candidato morenista. En comparación con las elecciones presidenciales, el partido de López Obrador obtuvo 600 mil votos menos. En Baja California Morena ganó con más holgura pero sin arrasar. El PAN consolidó su fuerza en Durango, Tamaulipas y Aguascalientes y dejó muy atrás al partido de AMLO. Este mes, lo peor estaba por venir.

 

Junio, mes fatídico para AMLO

Esta tendencia a la baja se confirmó con creces en junio, el mes de la capitulación de AMLO a Trump. Sólo la casa México Elige ha publicado sus estudios de este mes y el tabasqueño experimenta una nueva baja, en vertical, a 52%. Es de esperarse que el resto de encuestadores reporten que ha continuado el descenso del partido oficial y de su líder. 

Decimos que podemos prever la continuación de la erosión del presidente debido a que las encuestas revelan que la población hace uso de una percepción crítica y razonada del actuar gubernamental. Por ejemplo, la medición del diario El Financiero del 3 de abril vista superficialmente parecería que revelaba a un pueblo casi fanático, cuyo 78% apoyaba sin reservas al mandatario. Pero no es así.

 

La demagógica exigencia que hizo AMLO a los reyes españoles de presentar al pueblo de México una disculpa por la conquista fue desaprobada por el 59%. Sólo el 29% lo apoyó en esto. La decisión presidencial de eliminar las estancias infantiles fue aborrecida por el 58%. La construcción de un aeropuerto en Santa Lucía sólo alcanzó en ese momento la aprobación de un 43 por 41 en contra. Y el tren maya sólo concitó el apoyo de un 50.

 

En perspectiva, más en contra de AMLO que a favor

De seguir así las cosas, es decir, de continuar el presidente aplicando las medidas de austeridad contra el pueblo más nocivas de que se tenga memoria; de persistir en la sumisión ante el presidente norteamericano; de permitir que se perpetúe la impunidad de los funcionarios corruptos de los pasados gobiernos; de incrementarse la delincuencia, los asesinatos y sobre todo de periodistas y de líderes sociales, más temprano que tarde AMLO podría pasar a tener más detractores que apoyadores. México Elige sostuvo hace unos días que un 43% votaría contra López Obrador por 52 que lo apoya. Más todavía: la caída de la popularidad de AMLO podría ser sólo el lado fenoménico de algo más gordo que parece cernirse en el horizonte: una crisis en el gobierno y en el partido Morena de grandes proporciones que podría fracturar a ambos.

Crédito de imagen: mouton vía Flickr.


Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.