Top
Por qué fue victoriosa la huelga del SITUAM – 30-30
fade
5934
post-template-default,single,single-post,postid-5934,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Por qué fue victoriosa la huelga del SITUAM

Por qué fue victoriosa la huelga del SITUAM

Recibimos un balance sobre la huelga de la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana) redactado por Resistencia y Organización Estudiantil –ROE- y trabajadores huelguistas de esa universidad. Su enfoque recuerda a Lenin, que en la lucha obrera priorizaba los avances en la conciencia y en la organización de los trabajadores sobre sus logros económicos.

 

Esta fue una huelga sumamente prolongada con 93 días paradas las labores, del 1 de Febrero hasta el 4 de mayo. El Comité de Huelga (CH) del sindicato (SITUAM) obtuvo el 100% de salarios caídos, 3.35% de aumento salarial y 3% de retabulación, ofrecimientos que el sindicato desde un primer momento consideró insuficientes y por los cuales decidió estallar en Huelga. También se recuperaron alrededor de 200 plazas que las autoridades mantenían congeladas y se crearán cerca de 70. En el acuerdo “Recuperación de Materia de Trabajo” las autoridades se comprometen a dejar de contratar personal bajo la forma de personal de confianza o por honorarios, lo que ha precarizando la situación laboral. En el plano estrictamente económico la huelga del SITUAM no logró sus objetivos aunque fue muy bueno conseguir el 100% de salarios caídos. En este plano puede afirmarse que el sindicato y la patronal quedaron tablas y aún está por verse si las autoridades cumplirán lo de las plazas. Pese a ello, entre los trabajadores ronda un sentimiento de victoria.

 

Una nueva generación de trabajadores se forjó en la lucha, luchó sin contar con experiencia en huelgas ni formación sindical y política alguna. El movimiento les enseñó a luchar. La consciencia social y política de un gran número de trabajadores creció, identificaron que la lucha sindical es una lucha de clases, una lucha de intereses contrapuestos; se percataron también que contra la lucha reivindicativa de los trabajadores se conjuran los grandes medios de comunicación y que el mismo Gobierno de AMLO no está contento con los movimientos de Huelga. Se denunciaron las altas percepciones y numerosos privilegios de las que goza la “burocracia dorada”, las autoridades, lo que abrió un debate a nivel nacional en relación a los privilegios de las castas directivas universitarias de todo el país. En consecuencia, el Rector General Eduardo Peñalosa se vió obligado a reducir sus percepciones. Según sus propias declaraciones nada lo obligaba a tomar esta decisión, pero es más que evidente que se debe al reclamo y denuncia que hicieron los trabajadores huelguistas.

 

Lucha en la calle

Al estallar la huelga en febrero las autoridades y el Comité Ejecutivo del sindicato se negaron rotundamente a que los trabajadores tomaran en su totalidad las instalaciones, lo que creó condiciones más adversas para la resistencia prolongada de los huelguistas que, pese a ello, lograron resistir las inclemencias del clima en campamentos en las entradas de las escuelas que se hicieron de lo indispensable para mantener una larga resistencia. Las Autoridades Universitarias se portaron en todo momento intransigentes y cerradas al diálogo, lo que desembocó en la prolongación del conflicto, durante 93 días los trabajadores y académicos de base, dejaron de percibir salarios y becas. Fueron seis quincenas donde los trabajadores se enfrentaron al hambre; las autoridades pensaron que se rendirían ante la escasez. Pero el boteo callejero, en casetas de peaje y en organizaciones solidarias rindieron fruto.

 

Fue también determinante ganar las calles, movilizarse continuamente, marchar solos o con otros sindicatos en huelga. La marcha del primero de mayo fue la más numerosa desde hace varios años. También ayudaron las pintas, los mítines, los volanteos y las mantas. Esta militancia cotidiana de los huelguistas también pudo detener a las autoridades y a sus agentes dentro del Sindicato, trabajadores de base tapetes de la patronal y profesores afiliados al sindicato con el único objetivo de desmoralizar a los huelguistas con sus participaciones en las asambleas seccionales y ser las orejas de la patronal. Pero su boicot no paró allí, pues fueron muchas sus participaciones en la TV, en la radio y periódicos donde satanizaron la digna huelga del SITUAM.

 

Hostigamiento mediático

En todo momento los medios de comunicación jugaron un papel contrario a la lucha de los trabajadores, al inicio de la Huelga su táctica fue ignorar el conflicto, aminorarlo. Luego la información fue confusa para terminar por satanizarla y criminalizarla. Pero los trabajadores mediante conferencias de prensa, desplegados en los periódicos, volantes, mítines, pintas y mantas, pudieron resistir e informar al pueblo sobre la justeza de su lucha.

 

El papel negativo de la dirección sindical y del gobierno federal

Hubo ocasiones donde las actitudes, decisiones, posturas y “errores” del Comité Ejecutivo del SITUAM favorecieron a la patronal. En todo momento el secretario de Relaciones y Solidaridad se encargó de mantener la huelga aislada de los demás movimientos parecidos y de otras organizaciones gremiales que pudieron brindar un gran apoyo; esta persona no quiso permitir la visita de los obreros de Matamoros recién victoriosos y no tuvo comunicación con la dirección nacional de la CNTE, que nos pudo haber apoyado.

 

El secretario de Organización, encargado, de entre otras cosas, de hacer llegar a los trabajadores huelguistas de un apoyo económico, proveniente del fondo de resistencia, brilló por su incompetencia, en cada unidad académica hubo múltiples reclamos pues estos apoyos no llegaron a los verdaderos trabajadores que sostuvieron la huelga, sino que llegaban al grupo político al que pertenece la mayoría del Comité Ejecutivo; el mismo Secretario General, Jorge Dorantes, con sus declaraciones públicas, en las que acusaba a un grupo reducido de “gentes” de no querer soltar la huelga asestaron golpes mediáticos contra el mismo sindicato; lo mismo que sus acciones en contra de los estudiantes que apoyaron la huelga, su entreguismo en las mesas de negociación y sus varias violaciones a los acuerdos tomados por el Comité de Huelga, el permitir que delegados cachirules votaran el levantamiento de la huelga, así como el hecho de no pelear por la toma completa de las instalaciones, fueron parte que realizó el mismo Comité Ejecutivo.

 

En el SITUAM existen dos grandes y viejas corrientes internas, Espacio Sindical y La Tribuna. Al inicio del conflicto se esperaba que sabotearan como en el 2008, pero la base supo anteponerse a las intentonas de traición, hasta llegar al grado en que las superó y llevaron a la Huelga a un buen término.

 

Los trabajadores resistieron la cerrazón del gobierno federal

En varias ocasiones el SITUAM se dirigió a instancias federales con la esperanza de que la 4T beneficiara a los trabajadores en su lucha. Se acudió a la SEP, SHCP, Segob, la Cámara de Diputados, y hasta con el mismo AMLO en busca de su intervención a favor de la lucha, pero la respuesta siempre fue la misma, “respeto a la Autonomía Universitaria y a la bilateralidad del conflicto”, palabras tras las cuales el gobierno ocultó el objetivo de dejar pudrir la huelga, dejar que se prolongara hasta la derrota de los trabajadores.

 

Aquí es muy importante recalcar que el SITUAM luchó todo el tiempo en contra del tope salarial impuesto por el gobierno federal, muestra de ello es que la mayoría de sindicatos universitarios que estallaron en Huelga, decidieron levantarla con el mismo aumento salarial ofrecido desde un primer momento para este sindicato Universitario, quizá el dique era demasiado grande para poder romperlo, pese a ello, los trabajadores huelguistas supieron resistir su lucha.

 

Y ahora ¿Qué sigue?

Terminada la Huelga los compañeros trabajadores se encuentran en la posibilidad de recuperar al Sindicato, de arrebatárselo a las corrientes enquistadas en la burocracia sindical, de pugnar por una democratización férrea a lo interno de la organización, se encuentran en la posibilidad de formar nuevas generaciones de trabajadores que velen por los derechos de los agremiados y en pro de la defensa de la educación pública; la gran resistencia de los trabajadores los ha llevado a estar en estas condiciones, depende de ellos, de sus sectores más avanzados, el recuperar y reconstruir el sindicato y forjar la alianza natural con el estudiantado.

 

Por la unidad en la lucha social

Por la unión de trabajadores y estudiantes

Por una universidad con justicia social

Resistencia y organización estudiantil (ROE) y
Trabajadores huelguistas