Top
Un comentario marxista sobre los bloqueos de la CNTE – 30-30
fade
4601
post-template-default,single,single-post,postid-4601,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Un comentario marxista sobre los bloqueos de la CNTE

Tomás Holguín

Un comentario marxista sobre los bloqueos de la CNTE

Por Tomás Holguín

Después del término de las mesas de negociación que no llevaron a ningún acuerdo entre la SEGOB y la CNTE por una parte, y con las víctimas de Nochixtlán por la otra –ya que ambas solicitaron la negociación de la Reforma Educativa–, los granddes medios de comunicación han exagerado el impacto negativo que los bloqueos carreteros en Oaxaca y Chiapas tienen sobre el desabasto de algunos productos. Están haciendo pasar a la población en general como afectada por esta acción.

 

Dentro de la esfera de circulación, el capital reviste las formas de capital-mercancías y capital-dinero. Sus dos procesos de circulación consisten en transformarse de la forma mercancías en la forma dinero y de la forma dinero en la forma mercancías... la transformación de la mercancía en dinero representa aquí... la realización de la plusvalía incorporada a la mercancía... (El Capital II; Marx, 1999).

 

Pero esta afectación a la población no es de la magnitud en que los medios de comunicación oficialistas la pintan, pues estos estados de la república son ricos en materias primas y recursos naturales, y viven una cultura colectivista en donde afloran los mercados populares. Hay que poner en duda el supuesto desabasto de productos. Por la redes sociales ha circulado información, imágenes y videos de estos mercados saturados de productos de primera necesidad en un esfuerzo por contradecir la versión del gobierno.

 

¿Entonces quiénes son los afectados? Wal-Mart, Bodega Ahorrera y Oxxo han anunciado que cerraron o cerrarán sucursales en estos estados. Así es, grandes empresas nacionales y transnacionales (Bimbo, Sabritas, Pepsi Co, etc.) están preocupadas de que sus productos no se venden. Y los empresarios son una fuente de presión para el gobierno, a los cuales debe atender sin falta. Por ejemplo, bastó una marcha de casi una centena de empresarios (Coparmex) al Ángel de la Independencia en protesta por la Ley 3 de 3 que les exigía transparencia en el manejo de recursos públicos para que el gobierno (EPN en propia persona) inmediatamente se reuniera con ellos, vetara la ley y la regresara al congreso para hacerle las correcciones necesarias; y ahora los empresarios se quejan de pérdidas millonarias –para ellos– en el sector turístico en los estados del sur. También, la clase media acomodada –o la pequeño burguesía– se ve afectada, acostumbrada al modus vivendi consumista del neoliberalismo, pero este es un grupo social minoritario en los estados más pobres del país.

 

Las trabajadoras somos el resorte clave del proceso de producción, si los trabajadores deciden parar la producción el mundo entero se paraliza. Este es el propósito de realizar una Huelga General, que es la mejor estrategia para hacernos escuchar y defender nuestros intereses de clase.

 

Cualesquiera que sean las formas sociales de la producción, sus factores son siempre dos: los medios de producción y los obreros. Pero tanto unos como otros son solamente, mientras se hallan separados, factores potenciales de producción. Para poder producir en realidad, tienen que combinarse. (El Capital II; Marx, 1999).

 

Los maestros de la CNTE llevan un paro de labores de casi dos meses –abandonando sus medios de producción (escuelas, materiales didácticos, etc.)–, pero eso no es una huelga general; esta requiere que sea generalizada en todo el sector educativo y en otros sectores industriales y de servicios.

 

Mientras se crean las condiciones subjetivas y objetivas para la huelga general, ¿qué podemos hacer?, ¿qué otras estrategias son viables?

 

“El proceso en su conjunto se presenta como una unidad del proceso de producción y del proceso de circulación; el proceso de producción sirve de mediador del proceso de circulación, y viceversa”. (El Capital II; Marx, 1999).

 

Aparte del paro de labores, las maestras de la CNTE han realizado los bloqueos carreteros, esos que el gobierno urge deshacer. ¿Por qué? Porque estos han sido planeados para pedir sólo cuotas voluntarias en las casetas de cobro; porque el paso está impedido para los camiones de las empresas transnacionales (esas del TLCAN). Es decir, estamos ante un boicot enorme de ciertas mercancías, lo cual es muy importante subrayar. Como bien apunta Marx, “la plusvalía sólo viene al mundo dentro del proceso de producción” (El Capital II; Marx, 1999), pero sólo se realiza (materializa) para el capitalista en el proceso de circulación (mercado), es decir, vendiéndose como mercancía. Aquí es donde está la cuña que la CNTE le está poniendo al proceso de producción-reproducción del Capital; por eso los empresarios están tan enojados y el gobierno tan urgido de desbloquear las carreteras, para terminar con el boicot de las mercancías de empresas nacionales y transnacionales.

 

“Mientras el capital ya valorizado persiste en su forma de capital-mercancías, mientras permanece inmovil en el mercado, el proceso de producción se paraliza. El capital no funciona ni como creador de productos ni como creador de valor”. (El Capital II; Marx, 1999).

 

Esto no es nada bueno para los capitalistas, pues las mercancías son perecederas; y si no se venden en ese tiempo estipulado por el valor de uso del producto-mercancía, será imposible realizar (materializar) la plusvalía que también embiste a ese mismo producto-mercancía; eventualmente el valor no se valorizará; y además, significa pérdidas y desembolso del fondo de reserva (dinero acumulado) del burgués para contrarrestar las interrupciones del ciclo. Es decir, con el paro de labores y el boicot a las empresas se le está dando hasta las entrañas un duro golpe al Capital.

 

Esto se realiza con el accionar constante de dos estados de la república (Chiapas y Oaxaca) e intermitente de otros dos (Michoacán y Guerrero); imagínense lo que se podría lograr si esto fuera también en otras regiones del país.

 

Esta táctica de obturar la fase de circulación del capital por medio de los bloqueos carreteros –es decir, del boicot a las mercancías de las grandes empresas– ha mostrado tener su peso como medida de presión para el gobierno. Pero es una táctica que debe realizarse hasta donde las condiciones lo permitan y de manera cuidadosa, pues para su realización se requiere el apoyo de amplios sectores de la población; sin el mismo, esta táctica puede volver al pueblo en contra del movimiento, lo cual no parece ser todavía el caso. Hoy las propias comunidades son las que han levantado estos bloqueos carreteros. Y lo más importante, no debe dejarse de insistir en buscar una Huelga General, extender la cuña al proceso de producción. Para ello también sería importante que la CNTE convocara a un Frente Nacional Obrero, Campesino y Popular que recoja los anhelos, demandas y aspiraciones del pueblo mexicano.

 

Addendum: Luchando en las calles contra la Reforma Educativa –más bien laboral– y sus evaluaciones punitivas los maestros le están dando una gran enseñanza a toda la clase trabajadora: le afirman que los trabajadores somos personas y no simples mercancías, que luchando y organizados bajo intereses propios de clase es posible hacer valer esta condición como personas, el derecho al trabajo y la estabilidad laboral de por vida. No somos una mercancía más (el capital variable) que se compre en el mercado laboral y se deseche cuando ya no sirva para el proceso de producción capitalista.

 

Crédito de foto: Humberto Acevedo.


Tomás Holguín es médico del IMSS en Reynosa, Tamaulipas, y militante del PArtido Obrero Socialista.

Share on Facebook110Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Email this to someone