Top
Peña Nieto en un tobogán – 30-30
fade
4908
post-template-default,single,single-post,postid-4908,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Peña Nieto en un tobogán

Peña Nieto en un tobogán

Por Cuauhtémoc Ruiz

Desde 1994 no se veía una crisis tan grave en el gobierno, que se muestra errático, dividido y desconcertado. Todo empezó en la noche de Iguala,y desde entonces el gobierno no tiene calma. El repudio es casi generalizado: sólo el 16% afirma que el país va por buen camino. La corrupción, las violaciones cotidianas a los derechos humanosy una economía contra la inmensa mayoría, dañan al gobierno. La supervivencia política de Peña Nieto está en cuestión.
 
Cae, cae y cae, a veces en picada
Luego vino la Casa Blanca, la confirmación por todos los mexicanos de que la podredumbre viene desde la cima del poder. Las elecciones de 2016 revelaron un drástico retroceso del PRI y derrotas dolorosas en Veracruz, Chihuahua, Nuevo León… La encuesta de Parametría arrojó que en agosto el 73 por ciento de los ciudadanos reprueban al presidente. Pero si la encuesta se hubiese hecho un poco después, luego de la entrevista entre Peña y Donald Trump, hubiese registrado una rabia popular mucho más extendida.

 

Crisis en el gabinete y el PRI
Los reveses electorales, Peña Nieto arrodillado ante un Trump envalentonado e insolente y el fracaso de las “reformas” han impactado en la casta priista, que se muestra fracturada y enfrentada. El organismo gubernamental recibió un golpe brutal al verse obligado a despachar al secretario de Hacienda, brazo derecho del presidente. De acuerdo con el columnista Riva Palacio, una comida –y mucha bebida- en Los Pinos estuvo por terminar a golpes entre el secretario de educación y uno de los gobernadores.
 
La crisis en el PRI es pública: 62 de sus legisladores han circulado una carta abierta al líder del PRI, Enrique Ochoa, crítica y desafiante. Es evidente que va dirigida a Peña Nieto. También apareció otro grupo de diputados, incondicionales del gobernador de Veracruz, que se oponen a que éste sea juzgado por corrupción por una comisión de ese partido.
 
Las contradicciones se acumulan y agudizarán a medida que se acerquen las elecciones en el estado de México y la sucesión presidencial. Peña Nieto ha perdido fuerza, autoridad y respeto, y la crisis económica le ha quitado recursos para comprar voluntades y apoyos. Meses muy difíciles esperan al PRI y a su jefe.

 

Un gobierno impotente
En tiempos de la segunda guerra mundial, un león asoló las praderas sudafricanas. Los colonos europeos enviaron por un conocido cazador. Llegó Aurelio Niuton: rubio, melena lacia, atlético. Iba poderosamente armado. Planeó salir en la mañana por el felino y se retiró a su hotel a dormir. Pero el león llegó a la medianoche, entró al cuarto de Aurelio y se lo comió.
 
El gobierno quería imponer la reforma educativa. Para ello, necesitaba exterminar a la CNTE. Fracasó el ministro Chuayffett. Se mandó a llamar a un nuevo secretario de Educación. Hoy, el gobierno se ha revelado incapaz de liquidar a los maestros democráticos. Más todavía, ha debido de respetar la mayoría de sus derechos. Los empresarios han percibido la debilidad de Peña Nieto.No les es confiable. Dentro del gabinete, en los hechos existen dos secretarios de educación: uno con ese nombramiento y el otro le cede a la Coordinadora. La crisis en el gobierno tiene entre sus causas la combatividad magisterial.

 

Crédito de imagen: Rocha, Proceso 2082.


Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.

Share on Facebook51Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone