Top
Nos oponemos a la militarización de México – 30-30
fade
6295
post-template-default,single,single-post,postid-6295,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Nos oponemos a la militarización de México

Partido Obrero Socialista

Nos oponemos a la militarización de México

Partido Obrero Socialista

 

En el momento más duro de la pandemia el presidente AMLO ha emitido un decreto para que el Ejército y la Marina lleven a cabo “tareas de seguridad pública”, es decir, puedan controlar todo el territorio nacional y reprimir al pueblo a voluntad, lo que harán junto con la Guardia Nacional.

 

Seguramente en Palacio Nacional se prevé que muy pronto estallen en el país fuertes protestas y luchas populares, derivadas de las políticas y medidas pro capitalistas y antipopulares del Gobierno. Ya se deja sentir la inconformidad de algunos sectores sociales y se prevé que se agudice y extienda a millones; cientos de miles quedarán desempleados. Mientras tanto, el Gobierno sigue pagando más de 2 mil millones diarios por concepto de deuda pública, cuando es urgente suspender esos pagos para socorrer a millones que se han quedado repentinamente sin ingresos.

 

La austeridad de AMLO, que ha adelgazado al Estado imitando a los neoliberales pero superándolos, ha creado una situación donde el gobierno federal es incapaz de ayudar a los más afectados. Cuando la miseria amenaza a millones más, el Gobierno no se atreve a cobrar más impuestos a los mega millonarios y grandes capitalistas, que siguen disfrutando del paraíso fiscal que es México, el país en dónde tienen menos obligaciones. Por lo tanto, AMLO apenas ofrece medidas paliativas pero clientelares para algunas partes de la clase trabajadora, y aún así, en una magnitud menor que en sexenios anteriores.

 

El decreto establece que las fuerzas armadas deben respetar los derechos humanos mientras armas en mano preservarán “el orden público y la paz social”. El mismo discurso fue utilizado por los expresidentes Calderón y Peña Nieto cuando supuestamente lanzaron a los milicos a guerrear contra la delincuencia. La historia reciente, así como organismos oficiales, entre ellos la CNDH no dejan lugar a dudas de que fueron las instituciones armadas quienes más violaron las libertades y garantías ciudadanas. Esta vez no será diferente.

 

Llamamos al pueblo mexicano a repudiar esta nueva medida del Gobierno y a organizarse y a luchar por su derecho a comer, a trabajar, a la salud y a la vida.

 

Llamamos a las mujeres y hombres de este país a luchar por una sociedad radicalmente distinta a la que vivimos.

 

Crédito de imagen: isan, via flickr


Partido Obrero Socialista.