Top
Normalistas y universitarios nicolaítas unifican sus luchas – 30-30
fade
4994
post-template-default,single,single-post,postid-4994,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Normalistas y universitarios nicolaítas unifican sus luchas

José María Carmona

Normalistas y universitarios nicolaítas unifican sus luchas

José María Carmona

Los integrantes del Movimiento de Aspirantes y Rechazados y la Coordinadora de Universitarios en Lucha continúan resistiendo la política neoliberal de Silvano Aureoles y su agente en la Universidad Nicolaita, el rector Medardo Serna González. El gobernador, por ejemplo, ha otorgado becas para estudiar en universidades privadas en la ciudad de Morelia en lugar de fortalecer las instituciones públicas. Gobernador y rector, ante los cuestionamientos en su contra, están invocando a las fuerzas represivas para desalojar de la Ciudad Universitaria a los inconformes.
 
El pasado lunes 10 de octubre, porros disfrazados de estudiantes de medicina –acompañados con supuestos padres de familia– intentaron romper y desalojar a los paristas en la Facultad de Medicina. Esto dio el pretexto para que intervinieran los granaderos, quienes entraron a esta instalación universitaria lanzando granadas de gases lacrimógenos al interior de la facultad.
 
Por casi una hora los porros rompieron la toma y hubo un enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre ellos y los paristas. Ante estos hechos de provocación, fomentados desde el gobierno perredista de Silvano Aureoles y el rector, los normalistas llegaron a reforzar la toma.
 
El día martes se llevo a cabo otro acto de solidaridad con el movimiento, el cual se sigue fortaleciendo después de 45 días de lucha. Cabe señalar que la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) tiene una población estudiantil de 55 mil alumnos, además de 4 mil profesores y un número similar de trabajadores administrativos. La universidad es, además, el sostén de la economía local en Morelia, con una derrama de 6 mil millones de pesos que sostiene miles de empleos. Alrededor de 95 por ciento de los estudiantes de la UMSNH son del interior del estado y de más de 10 entidades federativas. Esta situación explica la existencia de más de 35 albergues estudiantiles llamados Casas del Estudiante, las cuales forman parte de la universidad y están reconocidas por su Ley Orgánica. En ellas trabajan más de 500 cocineras que tienen una relación laboral formal con la universidad y están afiliadas al Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEUM) que fue el primer sindicato universitario del país y tiene 78 años de antigüedad.
 
La universidad cuenta con un propuesto de 2 mil 900 millones de pesos, pero el Congreso Local le recortó este año 501 millones de pesos. En consecuencia, Silvano Aureoles –promotor y firmante del “Pacto por México” que encumbró a Peña Nieto– ha lanzado toda una ofensiva para recortar la matricula en la Universidad Nicolaita y después aniquilar el régimen de pensiones y jubilaciones universitario establecido en la Ley Orgánica. Lo más importante en este momento es que los movimientos de los normalistas y de los universitarios nicolaitas han dado un paso importante en la unificación de su lucha en contra de la ofensiva neoliberal en los niveles básico y superior.
 
Hoy el rector Serna González lanza la amenaza del desalojo y grita a los cuatro vientos que la solidaridad de los sindicatos universitarios, el magisterio democrático y el Frente Cívico Social –que agrupo a más de 35 mil trabajadores– constituyen una “violación” a la autonomía universitaria. Hipócrita. Recordemos que este nefasto rector ha recurrido a la Procuraduría General de Justicia para que proceda con el desalojo –¿defiende o no a la autonomía?– además de que fomenta la expulsión de los líderes paristas desde el incondicional Consejo Universitario.
 
Hoy más que nunca los universitarios nicolitas necesitan de la solidaridad nacional e internacional para derrotar lo que ya se llama la otra reforma educativa en la Casa de Hidalgo –como también se le conoce a la UMSNH por haber sido Miguel Hidalgo estudiante y luego rector de la misma.

 

Crédito de foto: Adam Jones vía Flickr.


José María Carmona es profesor-investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. 

Share on Facebook23Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone