Top
No pueden parar a la CNTE – 30-30
fade
4350
post-template-default,single,single-post,postid-4350,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

No pueden parar a la CNTE

Cuauhtémoc Ruiz

No pueden parar a la CNTE

Cuauhtémoc Ruiz

La CNTE va al estrellato. La SEP comenzó por ningunearla, por decir que su paro en cuatro estados había fracasado y que sólo era seguido por una ridícula minoría. Hoy la CNTE refuerza, consolida y amplía la huelga.Las amenazas de despidos no le hacen mella, nadie regresa a trabajar. La Coordinadora empieza a llenar noticieros de tv y en otros medios. Osorio Chong atenúa las intimidaciones al decir que la tratará con mano firme y no con mano dura. Él y Mancera tendrán que aceptar un combativo campamento de miles de docentes que han regresado con la frente en alto a las calles de la ciudad capital luego de haber sido desalojados.

 

La CNTE regresa al estrellato. A pesar de ser el movimiento más denigrado en décadas, los maestros elevan su moral. Están ganando el apoyo de padres de familia y crecientes simpatías entre el pueblo trabajador. El gobierno enfrenta el que quizás es su mayor desafío. El magisterio puede vencer.

 

¿Un paro de menos del 2%?

 

El hombrecillo al frente de la SEP creyó que bastaba con decir que el paro en Chiapas, Oaxaca, Michoacán y Guerrero era seguido por menos de 2 por ciento para que sus palabras desmoralizaran a los profesores. Pronto se vio la completa falsedad de sus palabras: la huelga magisterial es acatada por una amplia mayoría; además, los mentores han puesto en práctica otros métodos de lucha, como el bloqueo de carreteras, bancos y edificios públicos.

 

Los medios fueron cómplices del gobierno en basurear a la CNTE.  Pero no pudieron tapar el sol. El martes 24 de mayo El Universal publicó un reportaje sobre un maestro –el único- que labora en Juchitán, Oaxaca. Lo que pretendía ser un texto para ensalzar a un supuesto disidente de la sección 22 terminó siendo revelador de que el paro es total en el Istmo de Tehuantepec… con la excepción del susodicho, que tiene 17 alumnos a los que da clases en un antro que vende a las noches bebidas alcohólicas. El maestro tiene miedo de que lo despidan. Reconoce que sus colegas lo toleran.

 

Familias y politécnicos se incorporan a la lucha

 

Franjas de madres y padres de escolares se van sumando al movimiento. Ellos ya tienen la experiencia de que la “reforma educativa” ha significado que tienen que pagar la energía eléctrica y otros gastos de las escuelas.

El paro en las Vocas y otras escuelas del IPN fue y sigue siendo un dolor de cabeza para el gobierno, que salió derrotado en su pretensión de desmembrar al Politécnico, de cercenarle sus escuelas de educación media superior.

 

Mientras los maestros fortalecen su lucha, se acercan las elecciones, se aproxima lo que puede ser un fuerte retroceso del partido oficial y de sus socios PAN y PRD. En los estados que cambiarán gobernador, el 62% de la población dice que el gobierno es corrupto. No tiene entonces fuerza ni autoridad moral para acabar con un movimiento de decenas de miles.

 

Pero la solución para el magisterio no está en votar por tales o cuales candidatos que prometen que, de ser gobernadores, lo salvarán. Sólo la organización y lucha de los trabajadores podrán derrotar al gobierno y a sus políticas neoliberales. El voto por López Obrador y su partido no tendrá consecuencias distintas de las que tuvo el voto por López Obrador y su anterior partido en el pasado. No es casualidad que Guerrero, Michoacán y Oaxaca hayan sido gobernados por perredistas. ¿Algo ha cambiado? El Peje no era una opción hace seis años; no lo es ahora.

 

El triunfo magisterial es posible. Necesita del apoyo del pueblo todo, de los obreros, campesinos, estudiantes, trabajadores informales, amas de casa. Un asunto de enorme trascendencia es que todo el magisterio demande la libertad de sus presos políticos, de Heriberto Magariño, Aciel Cibaja y los cuatro maestros más de Oaxaca. El gobierno debe saber que el pueblo no aceptará que sus dirigentes y activistas sean criminalizados y encarcelados.

 

La principal “reforma” de Peña Nieto, PRD y PAN debe naufragar porque conculca derechos laborales constitucionales y abre la puerta a la privatización educativa. México necesita cambios profundos en educación, que los maestros deberán discutir y decidir cuando caigan las “evaluaciones” que pretenden despedirlos.


Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.

Share on Facebook3.3kTweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone