Top
LOS SOCIALISTAS ANTE PROYECTOS COMO LA GUARDIA NACIONAL. – 30-30
fade
5904
post-template-default,single,single-post,postid-5904,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

LOS SOCIALISTAS ANTE PROYECTOS COMO LA GUARDIA NACIONAL.

Cuauhtémoc Ruiz

LOS SOCIALISTAS ANTE PROYECTOS COMO LA GUARDIA NACIONAL.

Dice Manuel Aguilar Mora que “la seguridad nacional se construirá desde abajo, calle por calle, municipio por municipio, en una movilización social independiente y democrática, por supuesto sin la participación hegemónica de las fuerzas armadas represoras…” Algo parecido dijeron antes otros exponentes del socialismo científico. En 1981 el teórico marxista Miguel Capa escribió que gobiernos como el de López Obrador “intentan preservar lo esencial de las instituciones burguesas del régimen anterior.” Estos gobiernos, agregó, “defienden sistemáticamente a la casta de oficiales y a la estructura burguesa de las fuerzas armadas.”

 

Para una situación que guarda algunas similitudes con la que ahora tenemos en México, el revolucionario ruso Vladimir I. Lenin planteó en 1917 que el pueblo trabajador debe seguir el camino indicado por la experiencia de la Comuna de París de 1871 y de la revolución rusa de 1905: “El proletariado debe organizar y armar a todos los sectores pobres y explotados de la población.”

 

Lenin ilustró así su idea:

 

Petersburgo tiene en 1917 una población de alrededor de dos millones de habitantes; de éstos, más de la mitad oscilan entre los 15 y los 65 años. Tomemos la mitad, un millón. Restémosle incluso toda una cuarta parte: los físicamente incapacitados, etc., que no participan hoy en el servicio público por causas justificadas. Quedan 750.000 personas que, sirviendo en la milicia, digamos, un día de cada quince (y percibiendo el salario de estos días de su patrono), formarían un ejército de 50.000 hombres. [.] Esta sería una “milicia popular”.

 

Así es como debemos proceder para evitar el restablecimiento de una fuerza de seguridad especial o de un ejército especial, separado del pueblo.

 

Esa milicia expresaría el pensamiento, la voluntad, la fuerza y el poder de la inmensa mayoría del pueblo. Esa milicia armaría a todo el pueblo y le daría instrucción militar, gozaría del respeto y la confianza ilimitados del pueblo, pues ella misma sería una organización del pueblo entero. Esta milicia transformaría la democracia, de hermoso rótulo que encubre la esclavización y tormento del pueblo por los capitalistas, en un medio de verdadera educación de las masas para que participen en todos los asuntos del Estado. Esta milicia incorporaría a los jóvenes a la vida política, y los educaría no sólo con palabras, sino mediante la acción, mediante el trabajo. Esta milicia desplegaría las funciones que entran dentro de la esfera de la “policía del bienestar público”, la inspección sanitaria, etc., e incorporaría a esta labor a todas las mujeres adultas.

 

Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.


Crédito de imagen: HUNI GAMING vía Flickr.