Top
López Obrador rechaza la derogación de la reforma, “tiene que haber autoridad” dice – 30-30
fade
4661
post-template-default,single,single-post,postid-4661,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

López Obrador rechaza la derogación de la reforma, “tiene que haber autoridad” dice

Carabina 30-30

López Obrador rechaza la derogación de la reforma, “tiene que haber autoridad” dice

Carabina 30-30
En el 2013, cuando la lucha magisterial alcanzó niveles de radicalidad tan altos como los de ahora, ni López Obrador ni Morena apoyaron al magisterio. Este año, cuando se dieron cuenta de que el triunfo de los maestros era inminente, los experredistas salieron a apoyar a viva voz a la CNTE y a luchar contra la reforma educativa.
 
Ahora que la reforma educativa está prácticamente derrotada, López Obrador ha dado otra vuelta de tuerca. En entrevista con Ciro Gómez Leyva en RadioFórmula el jueves por la mañana, López Obrador afirmó tajantemente que no está a favor de derogar la reforma educativa.
 
Lo repitió varias veces: “no se puede derogar la reforma”.
 
Ciro le insistió:
 
-La CNTE quiere derogación.
 
-Creo que el procedimiento más conveniente es que se revise, dijo el Peje.
 
Un tanto extraño que López Obrador declare esto al día siguiente de que la SEP aceptó hacerle cambios profundos a la reforma. A uno no le queda sino preguntarse por qué no lo hizo en el Zócalo durante el mitin en su megamarcha, o porqué no lo dijo John Ackerman hace unas semanas mientras acompañaba a los maestros de Chiapas y Oaxaca. ¿Se les acaba de ocurrir que ese es el mejor plan? ¿O hacerlo les habría valido más de una mentada de madre de parte de los maestros?
 
De hecho, la respuesta se encuentra en lo que López Obrador dijo después. “Derogar sería la claudicación del gobierno; no se trata de jugar a las vencidas (con la CNTE).” “La claudicación no le conviene a nadie. Nosotros no queremos construir el nuevo México a partir de escombros; tiene que haber autoridad; (…) tiene que haber estabilidad y paz social”.
 
En otras palabras, López Obrador no está a favor de una revisión profunda en el lugar de una derogación porque la primera sea un objetivo más fácilmente alcanzable por la CNTE. No es a la CNTE a la que le habla AMLO, es a la burguesía.
 
Tan pronto logró hacerle creer a la élite que el apoyo de Morena podría llevar a los movimientos sociales al triunfo, se olvidó de los maestros. Sus declaraciones están dirigidas al Consejo Coordinador Empresarial, a Claudio X González, a FEMSA y a BIMBO.
 
Y quiso decir: la derogación debilitaría al gobierno, y lo que se necesita es un presidente fuerte (¿como Luis Echeverría, por ejemplo?). Peña Nieto es débil porque no sabe cómo controlar a los movimientos sociales. (Pero yo sí). Peña es incapaz de imponer su autoridad. Su debilidad sólo le dará más fuerza a la CNTE y a otros revoltosos (lo contrario de la estabilidad y la paz social, y nadie quiere eso, ¿no?).
 
Si les parece que estamos exagerando, sigan leyendo. López Obrador sentenció: “Si se le vence a Peña por completo, no va a haber estabilidad, no va a haber gobierno.” Y terminó: “Hay que serenar al país, hay mucha confrontación, mucha violencia. No hay que jugar con fuego. No hay que derogar la reforma educativa.”
 
Traduciendo: el Peje no quiere que Peña Nieto y sus reformas neoliberales sean derrotadas completamente (lo acaba de decir). Él quiere que las reformas sean revisadas para tranquilizar a los rebeldes, y que el gobierno del PRI recobre la autoridad necesaria… ¿Necesaria para qué? Para que el país siga como está, para que “el cambio de estafeta” se dé tranquilamente en el 2018 y ahora sí, él pueda, como López Portillo y Echeverría en sus buenas épocas, “imponer la autoridad del Estado”; formar un gobierno que “no claudique” ante los maestros; un gobierno que reprima bien y bonito, pero inteligentemente.
 
Foto: ADN Político. Fernando Turner y AMLO. Turner es un gran empresario coahuilense, y ahora el operador financiero del Bronco.

Share on Facebook786Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone