Top
La sucursal en México de Izquierda Socialista (Argentina) abandonó las siglas del POS – 30-30
fade
5027
post-template-default,single,single-post,postid-5027,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

La sucursal en México de Izquierda Socialista (Argentina) abandonó las siglas del POS

Juan Reséndiz

La sucursal en México de Izquierda Socialista (Argentina) abandonó las siglas del POS

Juan Reséndiz

En el 2010 el Partido Obrero Socialista (POS) se enteró de que uno de sus militantes, Jesús Torres Nuño, ex Secretario General del sindicato de trabajadores de la llantera Euzkadi y después presidente de la cooperativa Tradoc, era… ¡un alto líder empresarial en Jalisco! La cooperativa en cuestión, además, había creado una empresa de subcontratación que le había conculcado los derechos laborales a varios cientos de obreros. Todo esto bajo la sombra del prestigio del triunfo de la huelga de Euzkadi y, por supuesto, a espaldas de nuestro partido. El POS celebró un congreso y resolvió la expulsión de Torres Nuño y varios de sus colaboradores. Durante los últimos seis años este grupo buscó apoderarse de las siglas de nuestra organización. Esto hubiera sido imposible sin el apoyo oportunista y corrupto de la Unidad de Trabajadores Socialistas (UIT-CI), que los acogió en su seno a sabiendas de su degradación. Hoy este grupo, que aquí llamamos “POS pirata”, se ha visto obligado a revertir esta usurpación y ha cambiado de nombre: ahora son el Movimiento al Socialismo (MAS). Este grupo intenta lavarse la cara y presentarse como una organización revolucionaria a pesar de que sus dirigentes son enemigos de los trabajadores.

 

¿Cómo nació el POS Pirata?

 

Torres Nuño fue dirigente de la huelga (orientada por el POS) que el sindicato de Euzkadi sostuvo entre 2002 y 2005 en contra de la firma alemana Continental Tire. Al final del conflicto, la patronal cedió al sindicato la mitad de los activos de esa compañía, formándose así la cooperativa Tradoc, copropietaria de la empresa renombrada como Corporación de Occidente (Coocsa). La patronal vendió la otra mitad de sus activos a empresarios de Querétaro, los otros copropietarios de Coocsa. La nueva empresa pronto creció y requirió de más fuerza de trabajo, la que proporcionó Torres Nuño mediante una empresa de outsourcing que contrataría a los nuevos obreros, llamada Producción Empresarial de Servicios Profesionales (Proem). Es decir, estos trabajadores no sólo no fueron integrados a la cooperativa Tradoc, sino que fueron contratados mediante esquemas que el antiguo sindicato de Euzkadi jamás habría aceptado: en Proem carecen de los derechos de sindicalización, contratación colectiva y huelga.
 
Al finalizar la huegla y formarse la cooperativa, el POS votó una serie de resoluciones acerca de cómo debían actuar en ella sus militantes. Torres Nuño las transgredió todas, empezando por la que prohibía que la cooperativa vendiera una sola de sus acciones. Al hacerlo, la cooperativa quedó como propietaria minoritaria de la empresa y perdió el control de la producción en favor de los capitalistas. Coocsa, a través de Proem, aplica métodos de superexplotación. Todo esto se hizo en complicidad con un dirigente del POS, Enrique Gómez, y en secreto, sin el conocimiento y a espaldas de la dirección partidaria.

 

(Lea más: Outsourcing y explotación en TRADOC)

 

(Lea más: TRADOC y la violación de los principios)

 

Ante tales violaciones a los principios del POS, el partido celebró un congreso que votó la expulsión de los traidores. Allí pudo haber terminado este asunto bochornoso. Pero no fue así porque Izquierda Socialista de Argentina y la UIT-CI recogió la chancla y creó el POS pirata, que patéticamente reaparece seis años después.

 

El oportunismo de la UIT-CI

 

En 2008, el POS y la UIT-CI habían entrado en un proceso de diálogo y acercamiento junto con otras organizaciones, como el Freedom Socialist Party de Estados Unidos. Cuando sobrevino la ruptura, la reacción de los dirigentes de la UIT-CI fue sorprenderse… ¡de que nuestro partido no se hubiera enterado antes de la corrupción de esos dirigentes!

 

La UIT nunca declaró nada abiertamente, y unos meses después acogieron al POS pirata, también sin explicar su impresionante vuelta de tuerca. Este comportamiento contrastó claramente con el del FSP de Estados Unidos, que llevó a cabo una investigación detallada y emitió un largo documento, en el que concluyó que la actitud de Torres Nuño y Gómez era “una grave violación de los principios revolucionarios”.

 

(Lea más: Respuesta del FSP a la división del POS en noviembre de 2010)

 

En realidad, lo único que quería la UIT era tener una sección mexicana. Si para esto tenía que aliarse con corruptos y explotadores, ¿qué problema? La UIT brindó, gustosa, una legitimidad que tanto le urgía al grupo del que venimos hablando, el cual ofreció, a cambio, las siglas del POS en bandeja de plata.
 
Los piratas se ostentaron como la mayoría del POS. Así se lo hicieron creer a los militantes de la UIT en otros países. Durante estos seis años este grupo tuvo una vida fantasmal. Nunca hizo congresos, hasta hace unas semanas.
 
Esta vida artificial del grupo de la UIT en México puede corroborarse revisando su página electrónica. La hemos consultado el 2 de noviembre y no ha sido actualizada desde abril de 2013, hace tres años y medio. Entre sus principales noticias está una de hace seis años en la que anuncia que una “minoría” (esto sería el POS) salió del partido. Luego está la portada de uno de sus periódicos fechado en marzo de 2012 en el que llama a votar por Torres Nuño para presidente de la República (hecho que desconocíamos, aunque es lógico que un espectro haga campañas etéreas, que nadie ve, oye ni conoce). En la parte superior derecha de su página web hay una columna extrañamente titulada “Entradas recientes en bitácoras” en el que pueden leerse artículos de mayo de 2010 y fechas similares.
 
Un partido revolucionario tiene como una de sus principales misiones exponer sus ideas. A juzgar por su sitio web, el ahora MAS no las tiene desde 2012. Lo mismo pasa con la revista del POS, Pluma. El grupo de la UIT también intentó robarla. Al parecer publicaron un número. (Mientras tanto, el POS hizo 18 números de Pluma en estos años.) ¿Esta es la “política revolucionaria” de la UIT-CI?

 

La UIT en Mexico: ¡un congreso en seis años!

 

Contamos en noviembre de 2010 que con Torres y Gómez habían salido del POS una quincena de miembros. Los mejores de ellos pronto desertaron. Durante seis años este puñado de militantes careció de los derechos democráticos que deben tener los miembros de una organización socialista antes y durante un congreso. En estos seis años nosotros en el POS hicimos tres congresos y un encuentro nacional; los de la UIT apenas hicieron su primer congreso hace unas semanas. Un grupo de revolucionarios puede ser numéricamente chico pero contar con una rica vida de reuniones, intervención e intercambios de ideas. En cambio, el ahora MAS nunca fue capaz –o a sus dueños no les interesó- de reunir en un congreso a sus militantes.En la fotografía de su congreso puede contarse a 27 personas, entre las cuales hay que quitar a Miguel Sorans, representante argentino de UIT, , a dos o tres invitados. Quedan un poco más de 20 miembros. El POS tiene más que esos sólo en el Istmo de Tehuantepec.

 

Además, el POS Pirata estuvo ausente de los principales hechos de la lucha de clases de estos años, como las luchas magisteriales. O es más exacto decir que en aquellas en las que participó lo hizo… en el bando contrario, en el de los burócratas o charros sindicales, traicionando a los maestros demócratas. En 2011 la única militante del Pirata en la sección 11 (docentes en el Distrito Federal), Leda Silva Victoria, integró la planilla o lista sindical de los burócratas de Elba Ester Gordillo. Este hecho fue denunciado por profesores del Bloque de Delegaciones Democráticas (ninguno de los cuales es del POS). El autor de estas líneas hizo en 2011 una entrevista colectiva a ocho dirigentes del Bloque, que fue publicada en el número 17 de Pluma. Silva Victoria recibió en pago por su traición una comisión sindical, la de organización, que maneja préstamos y vivienda. El MAS, entonces, no es parte del movimiento magisterial democrático. Se alió con los burócratas sindicales de la sección 11 en contra de los maestros democráticos.
 
Esto no podía contrastar más con la intervención del POS, quien tuvo un papel dirigente durante la última insurrección magisterial, que llevó a que uno de sus líderes, Heriberto Magariño, fuera preso tres meses y otro, César Rivera, herido de bala.

*          *          *

Usar las siglas POS le sirvió a Torres y Gómez para legitimar la conculcación de derechos constitucionales que perpetran cada día y desde hace siete años en contra de los obreros de ex Euzkadi. Es algo perverso pero debe ser muy eficaz que, con lenguaje revolucionario y ostentándose como líderes socialistas, estas dos personas hagan aceptar a más de mil trabajadores que carecen del derecho a sindicalizarse, a contratar colectivamente y a hacer huelga. El grupo de la UIT, además, intentó aprovechar el prestigio y tradición del POS para ganar militantes. Intentan ser un clon del POS. Su más reciente periódico –de octubre– también se llama El Socialista y tiene prácticamente la misma portada de El Socialista del POS del mes de septiembre. Ambos llaman a luchar para que caiga Peña Nieto. Lo mismo hicieron ante la candidatura indígena que lanzará el EZLN: igual que el POS, han resuelto apoyarla… tres semanas después que nosotros.
 
Cabe preguntarse por qué decidieron ya no usar las siglas POS y por qué difunden esa resolución como la más importante de su congreso. Ahora se llamará Movimiento al Socialismo (MAS). El grupo mexicano de la UIT intentará entrar a la campaña del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Y sabe que allí está el POS, que no aceptaría que en ese ámbito alguien ostente sus siglas. Antes de perder esa batalla, el Pirata ha decidido recular. Ese hecho es una victoria para el POS. Pero ha reculado a medias: sigue robando el nombre de nuestro periódico.
 
Parte de la lucha de una organización socialista es denunciar a aquellos simuladores que pretenden formar parte del movimiento de los trabajadores y los oprimidos. El POS está preparado para esa batalla.

 


Juan Reséndiz es trabajador sindicalizado de la UNAM y militante del POS.

Share on Facebook162Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone