Top
Historia del magisterio I: El charrismo 1940 – 1989 – 30-30
fade
4678
post-template-default,single,single-post,postid-4678,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Historia del magisterio I: El charrismo 1940 – 1989

Historia del magisterio I: El charrismo 1940 – 1989

El charrismo histórico
Este es un largo periodo histórico de casi 50 años. Lo dividiremos en dos sub fases, en la que el elemento común o de continuidad es la dominación charra. Enumeraremos esquemáticamente algunas de las principales características de cada sub fase.
 

 

1940-1960

 

Años de prosperidad
Durante los años 1940-1960, la dominación burguesa sobre la clase trabajadora tuvo una clara base material: el proletariado recibió una tajada significativa de la prosperidad económica habida durante el llamado “milagro económico”, en el que el PIB subió a tasas de hasta un 6% anual. Los trabajadores conquistaron contratos colectivos de trabajo llenos de beneficios económicos y sus salarios crecieron. Muchos de ellos obtuvieron estabilidad laboral. En estos años se crea el IMSS y el ISSSTE con una amplia cobertura médica, pensiones, jubilaciones, espléndidos centros vacacionales y otras prestaciones.
 

Dictadura del PRI al desnudo
 

En estos años (entre 1940-1978, aproximadamente), el régimen del PRI actuaba descaradamente como una dictadura. Prácticamente todas las marchas eran reprimidas y gaseadas por la policía. Frecuentemente se usaba al Ejército contra los movimientos. La institución castrense a cada rato ocupaba universidades o escuelas normales. Los militantes o activistas de estos años, muchos de ellos, pasaron temporadas en las cárceles. Hacer pintas estaba en los hechos prohibido. Las reuniones políticas, aun en casas, eran disueltas por la policía y sus miembros encarcelados. El movimiento ferrocarrilero de 1958 concluyó con 10,000 (sí, diez mil) obreros en la cárcel, empezando por su líder, Demetrio Vallejo, que pasó muchos años preso.
 

Todos los gobernadores eran impuestos por el presidente, lo mismo que el 90% de los legisladores. Los gobernadores imponían a todos los presidentes municipales. Los partidos registrados distintos al PRI –PAN, PPS, PARM- no tenían ninguna oportunidad de ganar una gobernación ni una modesta alcaldía.

 

Charrismo empistolado
 

“La característica principal del charrismo de antes era el pistolerismo”, según el maestro Rubelio Fernández, protagonista del movimiento magisterial de esos años. La burocracia sindical de la época era cavernaria y violenta. Por ejemplo, asesinó a 70 maestros oaxaqueños sólo de 1979 a 1989.
 

“Ahora ellos [los charros] están asesinando de manera selectiva”, le dijo a Luis Hernández en 1991. “En aquel entonces [1950-1989} nos golpeaban. Iban por nosotros a las escuelas, entraban y nos golpeaban. […] En otros casos acuchillaban a nuestros compañeros. Había pistoleros famosos como la Bruja, el Mago y otros.” “Algunos de nosotros duramos muchísimo tiempo cesados.” (Tomado del libro “De las aulas a las calles”, pág. 39)

 

El movimiento magisterial fue sólo seccional
La principal movilización en estos años ocurrió en la numerosa sección 9 del DF y fue organizada por el MRM –Movimiento Revolucionario del Magisterio-, encabezado por Othón Salazar, del Partido Comunista, un caudillo autoritario que después metió al MRM a un frente electoral de este partido.
 

Modestas reivindicaciones económicas
Sus demandas eran muy modestas, mínimas: “servicio médico extensivo a los familiares del maestro, con pago íntegro de medicinas.” Escalafón que considere la antigüedad y méritos; elección democrática de las comisiones de escalafón. Pasajes.
 

La vanguardia era el movimiento obrero industrial
 

El movimiento obrero fue la vanguardia de la lucha popular y magisterial en estos años. Se firmó un Pacto de solidaridad mutua entre maestros y ferrocarrileros. Fueron tiempos de la revolución cubana, cuando iluminó de esperanza a toda la población oprimida de América latina. El movimiento en la sección 9 tuvo un gran apoyo de padres de familia.

 

Decíamos que podemos distinguir en este largo periodo una segunda subfase en la que el elemento de continuidad es el viejo charrismo pero en el que aparecen nuevas características:
 
 

1961-1989
 

Los maestros se empobrecen
La bonanza económica se fue acabando para los maestros, al parecer antes que para otros sectores de trabajadores. Los docentes fueron cayendo en pobreza. Su salario se fue reduciendo bruscamente y sus prestaciones eran raquíticas. En el Manifiesto de 1958 del MRM, dice que de acuerdo con cifras oficiales, en julio de 1956 ganaban el 14 por ciento menos que en 1939, en tanto que en 1958 la diferencia es más del 35 por ciento. (Carlos Monsiváis, “De las aulas a las calles”).
 

De la apariencia y vestimenta de los maestros de esos años dijo despectivamente el perfumado Jaime Torres Bodet, secretario de la SEP de la época: “Nunca me habían rodeado tantas chamarras sucias, tantas camisas huérfanas de corbata.“ Ocurrió una “pérdida de dignidad de la profesión magisterial, los maestros eran seres a “mitad de camino entre la profesión y el desempleo”, según   Monsiváis.
 

De allí que, como veremos, 100 por ciento de aumento salarial fue la gran demanda en 1989.
 

En 1989, poco antes de que