Top
El país dividido en dos – 30-30
fade
6281
post-template-default,single,single-post,postid-6281,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

El país dividido en dos

Socialistas mexicanos ante la pandemia (I)

El país dividido en dos

Por Cuauhtémoc Ruiz. 1 de mayo 2020

 

Los mexicanos hemos vuelto a quedar divididos en privilegiados y no privilegiados: los que pueden guardar cuarentena y los que tienen que salir de sus viviendas para ir a trabajar. El Gobierno federal tiene dos políticas ante la pandemia: la que publicita hasta el hartazgo, que es quedarse en casa; y otra, que podría ser cada vez más predominante, consistente en alentar que la gente trabaje fuera del hogar sin que interese mucho si se infecta. Esta política dual: cuarentena para una minoría; y exponer al contagio a la mayoría de la población, es en esencia la misma que aplica Donald Trump en EEUU y exige que México haga lo mismo.

 

 

“Quédate en casa”, para la clase media

 

La clase media impuso la cuarentena, pero de este derecho sólo goza ella, algunos sectores de trabajadores y los privilegiados de siempre. Desde principios de marzo, en escuelas privadas, padres de familia dejaron de enviar a sus hijos. El TEC de Monterrey anunció tempranamente que cerraba instalaciones; pronto la secundaron otras universidades y el gobierno tuvo que plegarse, no sin resistencias, porque el mismo presidente minimizó la enfermedad y su propagación.

No existe una cifra oficial sobre qué porcentaje de la población guarda actualmente cuarentena. Hugo López-Gatell informó hace unos 15 días que sólo el 30 por ciento estaba confinada. En esos días Google informó que el 35 por ciento se había recluido en sus viviendas. Y el 29 de abril López Obrador declaró –ocho días de ser anunciada la Fase 3- que continúa en movilidad el 45% de vehículos en el país. Puede estimarse que más de la mitad de la población del país no guarda cuarentena.

 

 

La mayoría de la clase trabajadora sigue activa

 

La otra política del gobierno federal es que la mayoría de los trabajadores siga laborando. Llamé a compañeros en una docena de estados. Desde Chihuahua, hace poco más de una semana, Rocío calculó que allá un 70 por ciento sigue activo y que en algunos lugares como Parral todo transcurre como si no existiera la mortífera epidemia. En Acapulco, playas y muchos comercios han sido cerrados pero Osmayda calcula que la mayoría sale de sus hogares. Agustina, desde Ayutla, Guerrero, informó que la mayoría de esa pequeña ciudad ha sido obligada a confinarse; mientras que, en el mismo estado, en Tixtla, Cristina, hace una semana me escribió que todo continúa como si nada pasara. En Salamanca, Guanajuato, me informan que 40% no hace cuarentena, mientras que en Tabasco, Justino estimó que un 30%. En Puebla, según Alfonso, fluctúa día tras día, y aquilata que sólo la mitad está recluido.

 

Las cifras oficiales publicadas ayer registran que en la capital del país circulan diariamente un millón 800 mil vehículos. En cuanto al Metro, en cada jornada lo usan entre cuatro millones 200 mil a cuatro millones 800 mil, de seis millones. Es un infectadero. En la Ciudad de México hay barrios populares en los que todo transcurre casi con normalidad y en colonias de clase media, muy temprano, hay miles de trabajadores en las calles: son albañiles, cocineros, empleados de comercios, repartidores, trabajadoras de limpieza, etc. La Central de Abastos sigue congregando a decenas de miles: “mercados concurridos, tianquis sirviendo comida, parques ocupados, procesiones católicas y las reuniones entre vecinos no paran…”. “Por los rumbos de la Río Blanco, la Zapata, Bondojito, y anexas, la gente sigue como si nada, salen cuatro o cinco veces al día por cualquier motivo… los cubrebocas los usan como bufandas”, escribió Arturo Cano el día 26 de abril en La Jornada.

 

Es seguro que algunos de los que no guardan confinamiento son irresponsables o inconcientes, pero la gran mayoría no tiene de otra, debe salir a ganarse la vida… o a perder la salud y/o la vida, si adquieren la enfermedad. El gobierno federal y la mayoría de gobernadores –de todos los partidos- promueven que la gente siga trabajando aun en ésta que es la fase más mortífera de la epidemia.

 

Gobierno y empresarios criminales

 

Uno de los actos más ruines del presidente es el decreto que obliga a seguir trabajando a los obreros de las industrias del cemento, el acero y el vidrio, así como a los albañiles y otros obreros de la construcción que están edificando las principales obras de esta administración. Antes hemos criticado a López Obrador por ser un político al servicio de los capitalistas, pero este hecho supera todo lo anterior, porque revela un grado extremo de deshumanización, su absoluto desinterés por la salud y la vida de decenas de miles de trabajadores, que están siendo forzados a trabajar para obras que no son urgentes, y cuya ejecución podría postergarse. Desde luego, la ruidosa derecha mexicana no dice nada al respecto y seguramente en privado aplaude esta decisión presidencial criminal.

 

Desgraciadamente, lo anterior no es la excepción. El gobierno no dice nada si los negocios del archimillonario Salinas Pliego continúan activos y obligan a sus empleados a laborar, según ha documentado la revista Proceso. [i]Han comenzado a proliferar los enfermos que trabajan para el dueño de TV Azteca y las tiendas Elektra. Antier murió uno de sus jóvenes trabajadores que también era estudiante de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

 

En cuanto a las maquiladoras en el norte del país, la complicidad del gobierno federal con los empresarios también es evidente para que continúen activas. “El problema del COVID-19 en Ciudad Juárez es muy serio, particularmente en la zona de las maquiladoras. Van 19 muertos y contando, de acuerdo a la Secretaría de Salud. De acuerdo con Clara Torres, que reside en esa localidad, en la empresa “Lear Corporation iban 13 muertos a mediados de abril; y en Syncreon Borderland otros seis. “Torres mandó un video en el que aparece Pablo Antonio Rosas López, trabajador de una maquiladora de termostatos para boilers. La actividad no es esencial, pero no paró con la emergencia sanitaria. Fueron los trabajadores los que cesaron actividades desde el pasado lunes. Muchas otras maquiladoras no han parado actividades.” [ii] En Coahuila y Jalisco la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) se hace la tontita y practica “revisiones” a modo a factorías, para que sigan laborando, denunciaron el Comité Fronterizo de Obreros y la Coalición de ex Trabajadores de la Industria Electrónica. En esas maquiladoras no hay la distancia suficiente entre los obreros en las líneas de producción. Algunas de ellas producen hornos de microondas, que no son esenciales. Si alguien acude a quejarse a las oficinas de la STPS, las encuentra cerradas.[iii] Algo peor ocurre en Mexicali, uno de los lugares en donde la enfermedad ha pegado más fuerte. Ha habido 45 defunciones y en la cercana Tijuana 130. Ambas ciudades concentran el 10% de muertes por coronavirus en el país. El gobernador Jaime Bonilla (de Morena) reabrió la empresa Skyworks. “Consideró que la empresa forma parte de la cadena de productos esenciales por lo que sus empleados regresaron a su centro de trabajo en plena ‘fase crítica’ de la pandemia.” [iv] Esta empresa fabrica productos electrónicos para teléfonos inteligentes, no considerados indispensables según el decreto del Gobierno federal.

 

En cuanto a los trabajadores que deben seguir laborando debido a que lo hacen en alguna actividad considerada esencial, para ellos no hay las debidas medidas de precaución que ni el gobierno ni las empresas se han tomado la molestia de determinar. Por ejemplo, G.M. trabaja como vigilante en la Ciudad Universitaria y vive en el estado de México. Se levanta de madrugada y toma una camioneta Van en la que viajan como sardinas 20 personas hasta la estación Indios Verdes del Metro. Los vagones no van atiborrados como es costumbre pero sí van llenos. El mismo trayecto inverso lo hace al salir del trabajo a la tarde, en el que no puede ponerse en práctica la distancia de al menos un metro y medio entre persona y persona. La UNAM presume por haber tomado algunas acciones para enfrentar la epidemia pero GM no recibe de esta institución ninguna compensación por seguir trabajando. Tampoco es dotado de equipo para evitar contagiarse cuando se transporta.

 

Fuerte presión de EU y empresarios para abrir en plena epidemia

 

La verdadera política ante la pandemia del Imperio norteamericano y la mayoría de empresarios mexicanos es que la economía no se detenga. A esta política cada vez se pliega más el gobierno mexicano. Según el especialista en economía Enrique Quintana, “hay indicios de que diversas plantas del sector automotriz norteamericano van a reiniciar operaciones en el mes de mayo y ya están requiriendo insumos de sus proveedores mexicanos. Adicionalmente, como ayer se hizo manifiesto, legisladores norteamericanos están empujando por una pronta reapertura sincronizada.” [v] Lo mismo hacen los empresarios norteamericanos que tienen al menos 87 factorías dedicadas a la producción bélica, en Baja California norte. Ellas tenían que cerrar de acuerdo con los ordenamientos del Gobierno mexicano, pero toleró que siguiesen trabajando durante la primera semana de abril hasta que “dichas empresas fueron denunciadas y el martes 7 cientos de empleados iniciaron paros laborales exigiendo ser enviados a casa. Las manifestaciones obligaron a las autoridades laborales a suspender actividades en las firmas estadunidenses”, de acuerdo con Jesusa Cervantes, reportera de Proceso, que afirma que a partir de entonces ha habido una fuerte presión para reabrir las fábricas que proviene de las más altas autoridades de EEUU y de su embajador. Cuando Jesusa entrevistó a la secretaria del Trabajo de AMLO, Luisa Alcalde Luján, ésta evadió pronunciarse en contra de la apertura de esas fábricas. [vi] AMLO está dispuesto a que esos trabajadores sigan laborando y exponiendo su salud y sus vidas pero teme una fuerte reacción obrera.

 

[i] “Grupo Salinas: oficinas de alto riesgo”, Mathieu Tourliere, Mx., Proceso, 26/4/2020.

[ii] “López Obrador vs. Porfirio”, Francisco Garfias, Mx., Excélsior, 30 de Abril de 2020.

[iii] “La STPS maquilla revisiones a factorías”, Jessica Xantomila, La Jornada, 29/04/2020.

[iv] “B.C. Skyworks reanuda labores”, Antonio Heras, La Jornada, 29.4.2020.

[v] “Pasos para reabrir la industria”, Enrique Quintana, El Financiero, 30/4/2020.

[vi] “La pandemia en México desarma a Estados Unidos“, Proceso, 26/4/2020.


Crédito de imagen: El Puntero


Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.