Top
El movimiento magisterial: balance y perspectivas – 30-30
fade
4878
post-template-default,single,single-post,postid-4878,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

El movimiento magisterial: balance y perspectivas

Comité Central del POS

El movimiento magisterial: balance y perspectivas

Comité Central del POS

Después de tres meses y medio de huelga, los maestros de Oaxaca decidieron volver a clases. Con esta decisión, se cierra una jornada de lucha. Es necesario analizar sus resultados y calibrar las perspectivas. Docentes y padres de familia han iniciado un saludable intercambio de ideas que forjará la percepción de lo obtenido y de las tareas a seguir. Desde Carabina 30-30 queremos aportar cinco elementos para un balance.

 

1. Empate entre la CNTE y el gobierno

 

La CNTE quería derogar la (contra) reforma, y el gobierno aplicarla en todo el país al destruir a la Coordinadora. Ninguna de estas cosas ha sucedido. La reforma no ha sido echada para atrás, pero la CNTE está más fuerte. Era correcto exigir la derogación, pero conseguirlo dependía de la fuerza real. Para decirlo sin rodeos: no podía esperarse que cuatro estados combativos –Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas– consiguieran algo para lo cual se necesitaba a la mayoría del magisterio del país.

 

Lo que sí podía conseguir la CNTE –con sus actuales fuerzas– era una reforma de la reforma –es decir, limar los aspectos más punitivos de la ley. Y desde esta perspectiva, es posible extraer un balance menos simplista. Aunque el paro de la CNTE arrancó el 15 de mayo con una opinión pública dividida, la matanza de Nochixtlán fue un tremendo error del gobierno que le quitó todo su capital político. La represión no destruyó las fuerzas del movimiento y para julio se llegó a un clímax de movilización. Brotaron paros y protestas afuera de los cuatro estados broncos. Cuando el fuego alcanzó Monterrey y la Ciudad de México la situación cambió de forma definitiva a favor del magisterio. Ante el peligro de que crecieran las filas de la CNTE, el gobierno cedió en varios aspectos.

 

El gobierno se enfrentó a un movimiento con características semi-insurreccionales. No hubo sólo paros sino bloqueos carreteros, toma de edificios públicos y de grandes establecimientos comerciales e incluso parálisis de vías ferrocarrileras. En Oaxaca sucedió algo inédito, y es que las autoridades locales de decenas de municipios se sumaron al movimiento y se negaron a permitir la aplicación de la reforma. En la Ciudad de México la sección 9 cerró algunos centenares de escuelas y movilizó a varios miles de personas –aunque es cierto que esto sólo ocurrió durante algunos días, a diferencia de la resistencia del sur. Lo importante es que hace décadas que no se veía esto en la capital. En Zacatecas, Chihuahua y Aguascalientes se tambaleó el control de los charros sobre las secciones locales. En general, pues, la lucha incorporó a comerciantes, padres de familia y trabajadores diversos, como los de la salud en Oaxaca. De este modo, la protesta desbordó las aulas y las calles para lanzarse contra los intereses del gran capital. El gobierno estaba contra las cuerdas.

 

2. El movimiento obtuvo cuatro avances:

 

Primero, el gobierno federal se vio obligado a negociar con la CNTE. Hasta entonces la SEP había insistido en una línea ultra de puerta cerrada: bajo el pretexto de “preservar el estado de derecho”, insistía en que “la ley no se negocia.” Este enfoque –que pretendía dar una cara heroica que cautivara al Consejo Coordinador Empresarial– fue reventado por la CNTE, la cual fue recibida de nuevo en la mesa de negociación. Fue clara la humillación para un gobierno que dijo que sólo recibiría a los maestros si se rendían.

 

Segundo, en un sexenio marcado por múltiples derrotas a los movimientos –p. ej. autodefensas, policías comunitarias– la CNTE no sólo no sale derrotada sino que además emerge intacta de la pasada jornada. La principal columna organizada de trabajadores disidentes del país está “vivita y coleando” –sin presos, sin la soga al cuello, sin dejar de recibir su sueldo… Lo cual no es poca cosa si uno recuerda el triste final del Sindicato Mexicano de Electricistas, exterminado en pocas semanas en el sexenio anterior. El estado y la burguesía desearían que la CNTE corriera la misma suerte que el SME, pero están lejos de lograrlo y la Coordinadora podría fortalecerse aún más

 

Tercero, en la práctica el gobierno ha revisado la ley, dándole una interpretación más laxa. Si hasta antes del 15 de mayo la línea de la SEP era obligar a los maestros a que presentaran la evaluación –hoy ya reconocida por todos como “punitiva”– en fechas arbitrarias y bajo una modalidad semi-militarizada, hoy el Instituto Nacional de Evaluación ha optado por un enfoque abierto. Ahora los maestros decidirán cuándo presentarán su examen dentro de los próximos cuatro años, pero si no lo hacen no habrá mayores consecuencias. Más aún, Nuño ha afirmado que su Modelo Educativo entrará en vigor en 2018, después de la actual “consulta.” De este modo, el problema de las evaluaciones y el “modelo” han sido expulsados de las coordenadas del actual sexenio, y han sido pateados para que otro presidente lidie con ellos. Nosotros creemos que ni este gobierno ni otro va a poder regresar al esquema original. El gobierno se ha dado cuenta de que insistir en las evaluaciones implica otro round de meses de lucha, paros y bloqueos. Es una batalla que no pueden ganar. (Pero, ojo, la ley no ha sido modificada todavía.)

 

Cuarto, el ma