Top
El IEEPO pierde el apoyo de los padres de familia – 30-30
fade
4480
post-template-default,single,single-post,postid-4480,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

El IEEPO pierde el apoyo de los padres de familia

Juan Magariño

El IEEPO pierde el apoyo de los padres de familia

Por Juan Magariño

Es inocultable ante los medios, y aunque el gobierno no lo quiera reconocer, que la lucha magisterial ya ha trascendido más allá de las barreras gremiales en la batalla contra la reforma educativa y por la libertad de los presos políticos. Cada día aparecen cuantiosas noticias que dan cuenta de la participación de padres de familia y población en general en la lucha de la CNTE, sobre todo en Oaxaca y Chiapas.

 

En algunos casos, la muestra de apoyo es radical. Por ejemplo, en la región de la Mixteca, existen comités de padres de familia que obligan a los maestros que, por miedo o conveniencia, no están en la lucha, para que asistan a las actividades convocadas por la sección 22 e incluso han realizado pases de listas en el plantón para verificar si los profesores se encuentran “en pie de lucha”. Otros casos no tan radicales, pero de igual importancia son las tomas de escuelas que los paterfamilias han realizado en distintas comunidades del estado.

 

Lo anterior indica que la estrategia mediática del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) y del gobierno para ganarse el apoyo de los padres y madres de familia ha fracasado e incluso se les ha volcado encima. El policía Moisés Robles intentó incitar a los padres a que “recuperaran” las escuelas en paro pero hasta el momento eso no ha dado fruto y no existen indicios de que se realicen dichas acciones: los padres y maestros se mantienen firmes.

 

La desesperación del gobierno ha hecho que el IEEPO anuncie que los pagos de servicio de luz, agua y teléfono serán sufragados por tal instituto. Viendo el escenario actual es natural que tomen esa posición, puesto que intentan recuperar el apoyo de los padres de familia, las televisoras y radios locales bombardean con anuncios diciendo que “la educación no será privatizada” y por tal motivo se comprometen con lo anteriormente mencionado.

 

Esta táctica es similar a la que aplicaron en el 2013 precisamente durante la lucha magisterial en la Ciudad de México, cuando anunciaron la cancelación del cobro del IVA en alimentos y medicinas a través de la reforma hacendaria, esto por temor a que un sector de la población, inconformes, se sumaran a la lucha magisterial. Lo mismo sucedió en septiembre del año pasado, cuando el Consejo de Administración de la empresa social Liconsa anunció que vendería la “leche a un peso en los municipios más pobres de los tres estados más pobres (Guerrero, Chiapas y Oaxaca)”[1] con el fin de que el gobierno lograra ganar el apoyo popular en el momento que desataba una furiosa campaña en la prensa contra los maestros de la CNTE, precisamente en los estados mencionados.

 

Podríamos dilucidar que esta última medida –pago de luz, agua y teléfono– tiene la misma finalidad: recuperar el apoyo de los padres de familia. Pero también debemos afirmar (como lo hicimos anteriormente) que este logro es gracias al magisterio –y claro, padres de familia– en la lucha, pues de no haber llevado a cabo este paro de labores no se hubiera hecho la declaración por parte de la junta militar del IEEPO.

 

Por otra parte, existen escuelas donde al menos un maestro que haya recibido la notificación y se presentó al examen punitivo, regresa con una ideología derrotista y completamente oportunista, pues afirman que la reforma educativa trae beneficios y se han empecinado en entorpecer la lucha magisterial entre sus mismos compañeros de trabajo. Esta también es otra táctica del IEEPO y sin embargo esto tampoco ha rendido frutos.

 

Una maestra de la comunidad de Teposcolula que se encuentra en la región de la Mixteca, me comentó que el apoyo que últimamente se ha dado hacia la lucha magisterial es debido a que en las comunidades siempre hay un gran acercamiento por parte de los docentes y es precisamente ahí donde los pobladores mismos se dan cuenta de las carencias que se tienen en las aulas y que en realidad al gobierno nunca le ha interesado mermarlas. Asimismo los pobladores se ven agradecidos por el sacrificio que hacen los docentes en impartir clases en lugares que en la gran mayoría de los casos se encuentran lejos de sus familiares. De ahí la razón por la cual en Nochixtlán, por ejemplo, haya una férrea convicción de defensa hacia el magisterio.

 

Aunque sí existe cierto apoyo en las zonas céntricas, éstas son menores. Por ejemplo, en el caso de la ciudad de Oaxaca, existe mucha desinformación. Los medios locales se han encargado de difundir información que sataniza la lucha, por ello es preciso que durante esta jornada se lleven a cabo campañas de contrainformación. El análisis que hicimos en el POS Oaxaca, en reunión del pasado jueves 16, concluyó que aún existen sectores de padres de familia, sobre todo en la ciudad, que tienen cierta tendencia de repudio hacia el magisterio y se han dejado llevar por esta campaña mediática del gobierno. Asimismo, identificamos la necesidad de llevar a cabo brigadeos a las escuelas que no se encuentren tomadas –brigadas donde auténticos padres de familia combativos den a conocer el porqué de la lucha magisterial y, de igual manera, acudir a las radios locales ya que estas últimas son las que más se han encargado de satanizar el movimiento.

 

En conclusión, el IEEPO y la reforma educativa de EPN-Nuño lleva las de perder. Han perdido en el plano ideológico y es inminente su derrota en las calles ante la presencia policiaca. Hacemos el llamado a toda la población en general para que se sume a esta jornada de lucha en defensa del empleo y la educación pública.

 

[1] El socialista N° 378, Septiembre 2015, pp. 2

 

Crédito de foto: Gobierno de Oaxaca.


Juan Magarió es estudiante normalista en Oaxaca y militante del Partido Obrero Socialista.

Share on Facebook1.2kTweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone