Top
¿El fin del régimen laboral vigente en China? – 30-30
fade
5925
post-template-default,single,single-post,postid-5925,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

¿El fin del régimen laboral vigente en China?

Kevin Lin

¿El fin del régimen laboral vigente en China?

Un ingrediente clave del “milagro” económico de China después de Mao es un régimen laboral arraigado en el sector manufacturero orientado a la exportación y basado en la explotación despótica, la discriminación institucional y la exclusión política del trabajo. Se construye sobre la base de la migración masiva de las zonas rurales a las urbanas en el contexto de un sector agrícola estancado y la creciente disparidad en los ingresos de las zonas rurales a las urbanas a partir de los años noventa. Los migrantes rurales no solo están sujetos a relaciones laborales de explotación bajo la liberalización del mercado del Partido-estado, sino que también son discriminados institucionalmente por el sistema de registro de hogares urbanos que les niega la residencia urbana permanente y afianza la naturaleza transitoria de su migración laboral, y excluye políticamente organizar sindicatos autónomos para evitar que estos se afirmen como una fuerza social organizada e independiente. Esta combinación, de ninguna manera única en la historia del desarrollo capitalista, produce un suministro abundante y aparentemente interminable de trabajo no solo barato y desechable sino también disciplinado, fragmentado y atomizado. Sin embargo, al ayudar a impulsar a China a una potencia económica mundial, la reproducción de este régimen laboral se está volviendo cada vez más insostenible.

 

Migración, pobreza y discriminación institucionalizada

 

Un desafío surge de la naturaleza cambiante de la migración rural en China. En el núcleo del régimen laboral se encuentra la naturaleza transitoria de la migración rural en los años ochenta y noventa. En esta etapa temprana de la migración, los migrantes rurales y sus familias en su mayoría retuvieron la tierra y la producción agrícola, y mantuvieron lazos sociales y familiares con el campo. No dependían totalmente de los salarios y podían aprovechar sus recursos rurales cuando fuera necesario; y, como resultado, pudieron vivir con salarios escasos en la ciudad. Pero la migración más reciente se ha vuelto menos transitoria a medida que millones de personas encuentran raíces en las ciudades; muchos simplemente han perdido habilidades agrícolas y tierras cultivables para la reorganización urbana. Una proporción creciente son, por lo tanto, solo teóricamente “migrantes” debido al sistema residencial segregado que les impide asentarse permanentemente; pero son para todos los efectos habitantes urbanos. Esta discriminación institucional severamente criticada contra los migrantes rurales solo es sostenida por las preocupaciones del gobierno sobre los costos de proporcionar servicios sociales y de bienestar a los migrantes y la posible formación de una subclase urbana y de barrios marginales.

 

Una consecuencia que se deriva de la naturaleza cambiante de la migración es el desafío de los trabajadores a la represión salarial incorporada al régimen laboral. Mientras que la reproducción de la mano de obra migratoria está parcialmente subsidiada por sus familias rurales, en la actualidad dependen casi completamente de la mano de obra asalariada y por lo tanto, se ven obligadas por los mayores costos de vida urbana para exigir salarios más altos. Las habilidades de organización y movilización acumuladas en las últimas dos décadas han llevado a un número creciente de huelgas organizadas de forma autónoma por trabajadores migrantes con el objetivo de abordar los salarios y las condiciones.

 

Existe un amplio reconocimiento de que la represión salarial milita contra el objetivo declarado del gobierno de aumentar los ingresos de las personas para fomentar el consumo interno.

 

¿Fin del control burocrático estatal hacia los sindicatos?

 

Si bien las autoridades locales toleran ampliamente las huelgas económicas confinadas dentro de las fábricas, cualquier intento de construir organizaciones duraderas tiene que enfrentarse a la represión del Partido-Estado. Ante tales circunstancias, el naciente movimiento de los trabajadores, ya está causando dolores de cabeza a la estructura de relaciones laborales casi corporativista de China en la que la Federación de Sindicatos de China (ACFTU por sus siglas en inglés), controlada por el estado, monopoliza la representación laboral.

 

Indistinguible de otras ramas de la burocracia estatal, la ACFTU ha demostrado ser incapaz de impulsar reformas estructurales serias en beneficio de los trabajadores. En cambio, los trabajadores migrantes que realizan huelgas, a veces salvajes, acuden a los centros de trabajadores comunitarios que han surgido para llenar el vacío organizativo de asistencia legal y organizativa. El aumento de las huelgas laborales y las protestas en los últimos años ha alarmado a las autoridades. Particularmente preocupadas por el papel de los centros de trabajo para ayudar a la movilización de trabajadores, las autoridades han intensificado los esfuerzos para atacarlos y criminalizar la organización laboral independiente.

 

La crisis mundial del capitalismo toca la puerta

 

Un nuevo desafío ha surgido de un crecimiento lento y persistente en la economía global. Al haber reemplazado la manufactura del este asiático y haberse integrado en la cadena de producción global centrada en Asia, es altamente dependiente del consumo de deuda en las economías capitalistas avanzadas. A raíz de la crisis financiera mundial, las contracciones del mercado de exportación en América del Norte y Europa occidental han provocado el debilitamiento del sector manufacturero de China. El shock inicial en 2007 y 2008 creó cierres sistémicos de fábricas en el sector exportador, que solo se rescataron mediante la inyección masiva de créditos de bancos estatales en la economía. Pero en los últimos dos años, sigue habiendo preocupaciones sobre el sector exportador. En 2015, la economía de China en su conjunto registró su tasa de crecimiento más lenta de su despegue en los primeros años de la década de 1990, fue del 6,9%. La desaceleración del sector manufacturero, con los cierres de fábricas, pero también las reubicaciones dentro y entre las regiones a menudo acompañadas de despidos, ha generado más protestas y huelgas.

 

Los últimos años han visto algunas de las huelgas más significativas en la historia reciente del país: la huelga de los trabajadores de Honda en 2010 y la huelga de calzado de Yue Yuen en 2014. Es interesante que estas dos huelgas también marcan un cambio: mientras que la huelga de Honda centra sus demandas fundamentales sobre aumento de salarios y elección sindical democrática, la huelga de Yue Yuen, en cambio, se centra en el seguro social y la indemnización por despido siguiendo el plan de la gerencia para reubicar sus instalaciones. Al mismo tiempo que las huelgas recientes amplían el alcance de las demandas, el espacio económico para la demanda salarial de los trabajadores se está reduciendo. En su desesperación, el descontento de los trabajadores puede tomar un giro violento, como cuando un trabajador que enfrenta salarios impagos incendió un autobús lleno de pasajeros en enero de este año. Los cierres de fábricas y despidos deprimen aún más el consumo interno de un gran segmento de la población.

 

Desde el punto de vista de las autoridades regionales en el sur de China, el declive de la manufactura y el fin del régimen laboral vigente pueden, de hecho, ser bienvenidos. Al reconocer que el modelo de exportación no es sostenible y deseable, las autoridades han indicado su preferencia por la producción de alta tecnología y alto valor agregado en lugar del ensamblaje, emulando transiciones similares en los primeros estados industrializados del este de Asia. Las autoridades permitieron a las fábricas cerrar o reubicarse. El trabajo migratorio es desechable una

 

El régimen laboral chino está claramente en crisis. El desafío se presenta desde múltiples frentes, pero esto no es necesariamente una buena noticia para los trabajadores: es probable que aumente el desempleo y se produzcan disturbios laborales fragmentados sin soluciones estructurales. Nos enfrentamos a dos escenarios posibles:

 

1) Si las condiciones de los trabajadores continúan degradándose con más despidos y desempleo, y las autoridades se preparan para más disturbios laborales; o

 

2) Los trabajadores podrán organizar sindicatos y participar en negociaciones colectivas.

 

Estos últimos aún no llegan a la raíz de la cuestión laboral, pero al menos allanan el camino para condiciones de trabajo mejores y más justas para los trabajadores migrantes de China.

 

*Kevin Lin es miembro del Foro Internacional de los Derechos Laborales. Próximamente visitará nuestro país.

** Este texto apareció originalmente en Progress in Political Economy.

***Traducción, edición y adaptación al español, previo consentimiento y revisión del autor por Jesús Valdez.


Crédito de imagen: Daniel Villolbo, Baomo Garden (Panyu, Guangzhou). Vía Flickr