Top
De cómo el gobierno le “parte en la madre” a las evaluaciones para excluir a los normalistas – 30-30
fade
5010
post-template-default,single,single-post,postid-5010,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

De cómo el gobierno le “parte en la madre” a las evaluaciones para excluir a los normalistas

Juan Magariño

De cómo el gobierno le “parte en la madre” a las evaluaciones para excluir a los normalistas

Juan Magariño

A parte de su verdadero objetivo –el de echar a la calle a miles de profesores en servicio a través de un examen punitivo–, la contrarreforma educativa se propone también dejar sin ninguna oportunidad a cientos de estudiantes normalistas. Esos que año con año egresan de una escuela formadora de docentes. Sabré demostrar que, por la preparación que reciben, los normalistas son los más aptos para estar frente a grupo y ejercer la docencia.

 

El examen para el ingreso al servicio profesional docente no sólo pone en duda la formación que el estudiante adquiere durante cuatro años, sino que tampoco considera el examen profesional que éste realiza para su obtener su título como Licenciado en Educación. Es bastante raro, por decir lo menos, que los normalistas no sean los más aventajados en los exámenes de la reforma educativa. El estado es al mismo tiempo, quien educa a los normalistas y luego es quien busca reprobarlos con la reforma. Algo está mal. Hay un abandono de la educación normal o un examen mal elaborado. O las dos cosas…

 

Peor aún, si el normalista aprueba el examen, esto no garantiza que obtenga un espacio de trabajo, pues las convocatorias para el ingreso al servicio profesional docente ofrecen determinado número de plazas. Es decir, ser calificado como “idóneo” no basta para la SEP. Así lo hemos discutido en artículos anteriores de esta revista electrónica: “En la actual convocatoria (2016) del concurso de oposición para el ingreso al SPD, en Oaxaca, solamente se ofertan 7 plazas para primaria y 5 para preescolar, no habrá maestros de educación física en el nivel primaria, sólo se ofrecen 60 horas para secundaria. Lo peor de todo es que las compañeras de educación especial, están exentas de cualquier probabilidad de obtener un trabajo con este examen.”

 

Sin embargo, este mecanismo ha tenido un revés en el estado de Chiapas, donde los normalistas y el magisterio han logrado descalabrar hasta el punto de casi dejar en la lona a la reforma educativa, puesto que las secciones 7 y 40 llegaron a un acuerdo con el gobierno el cual puntualiza la no aplicación de las modificaciones a los artículos 3° y 73 constitucional. Además, se alcanzaron una serie de acuerdos entre el gremio y la parte gubernamental, entre los que se encuentra un nuevo mecanismo para el ingreso al servicio profesional docente. Este punto es lo que más nos concierne a los normalistas, porque podría convertirse en un referente.

 

Textualmente, el acuerdo queda de la siguiente manera. Se les propuso a la CNTE que “para los normalistas y UPN 2016, presentarán examen el 25 de octubre del 2016, previa capacitación y para aquellos que no aprueben seguir preparándose, dándoles una beca de 7 mil pesos mensuales hasta aprobar el examen, garantizando su plaza base para todos.” Aunque quizá se pueda decir que esta es “una salida falsa” a la demanda principal que reivindican los normalistas (la de las plazas automáticas), la realidad es menos simple. Al contrario, este acuerdo alcanzado en Chiapas significa un revés para la contrarreforma.

 

Al igual que en el 2013 –cuando las arduas movilizaciones que desquiciaron a la CDMX lograron que los legisladores hicieran cambios de último momento a la iniciativa de ley–, lo que se presenta ahora en Chiapas con los normalistas es un avance para el movimiento magisterial. Veamos por qué.

 

Como mencionábamos en líneas anteriores, la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD) dispone que para “poder estar frente a grupo” es necesario que todos los aspirantes realicen un examen. Aquí el primer problema que aparece es que dicho proceso está abierto para cualquiera que cuente con una licenciatura afín a la educación, ya sea privada o pública. (Olvidemos por un momento que la preparación profesional en una escuela normal y/o UPN es específica para aplicar las mejores estrategias pedagógicas en un determinado área o nivel educativo, algo que no evalúa el examen de la LGSPD.) Bueno, pues en el acuerdo chiapaneco se especifica que las nuevas plaza