Top
Chiapas: la rebelión silenciada – 30-30
fade
4280
post-template-default,single,single-post,postid-4280,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Chiapas: la rebelión silenciada

Cuauhtémoc Ruiz

Chiapas: la rebelión silenciada

Por Cuauhtémoc Ruiz

El pasado domingo, el taxista que nos llevó al punto de partida de la marcha magisterial nos dijo que era “bastante grande”. La marcha fue enorme: al día siguiente, el diario El Heraldo incluyó una foto en su portada y estimó que tuvo una extensión de siete kilómetros. Los maestros en plantón ocupan muchas cuadras del centro de esta capital, entre ellas diez de la Avenida Central, una amplia avenida de ocho carriles en doble vía.

 

Desde 2013 en Chiapas existe un alza de la lucha magisterial y popular. Hubo un paro triunfante de 87 días ese año. La sección 7 volvió a ser democratizada y está con la CNTE, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Otros sectores de la población también están en lucha: los padres de familia, estudiantes normalistas, trabajadores de la salud y otros. Sin estar coordinados con los maestros, hoy la prensa local anuncia que los transportistas han paralizado la entidad. A pesar de que en Chiapas existe el movimiento social más numeroso y prolongado en el país, es una rebelión silenciada que pocos en el país conocen pues hasta los diarios “progresistas” o de “izquierda” ignoran o minimizan.

 

La marcha dominical congregó a profesores de todo el estado. Como Oaxaca, Chiapas también es muy grande y está formado por regiones, algunas muy distantes y de difícil acceso. Llegaron maestras y maestros de Palenque, Soconusco, las selvas, la región tojolobal, Copainalá, Bonampak, Los Altos, Ocosingo, Tapachula, San Cristóbal, la zona petrolera, la Fraylesca, Larráinzar, San Juan Chamula, Cintalapa, Chiapa de Corzo, etc., etc. También la delegación de maestros de música y los jubilados. Desde todos los rincones llegaron a la capital del estado a manifestarse en las calles y a instalar un plantón. El ánimo es alto. En un acto en el zócalo se decretó el comienzo del paro indefinido. Se aclaró que no vienen de paseo tres días. Los maestros -dijeron- están “vitaminados” y lucharán hasta triunfar. Rechazan la “reforma” educativa”

 

Pedro Gómez Bahamaca, del Comité Ejecutivo de la Sección VII, advirtió que por cada maestro que detenga la policía el magisterio retendrá un funcionario en el parque central. De acuerdo con el diario citado, llegaron a Chiapas 15 mil elementos de la gendarmería. En la contraportada del periódico hay cinco fotografías de aviones de la Policía Federal y de genízaros que descienden de ellos. Todo enmarcado en el título: “PFP garantiza la seguridad y la estabilidad en Chiapas”.

 

Roberto, profesor oaxaqueño y militante del POS y yo nos incorporamos a la marcha pocos minutos después de que había partido. Cada tantos miles de caminantes había vehículos con aparatos de sonido. Nos dejaron usarlos para informar sobre la detención, cinco días antes, el 10 de mayo, de Heri Magarino, líder de casi 14 mil maestros del Istmo de Tehuantepec. Nuestras alocuciones se convirtieron en mítines relámpago que terminaron con aplausos para la sección 22 de Oaxaca y para los presos. Muchos profesores se llevaron el cartel que demanda la libertad de nuestro compañero y de los policías comunitarios de Guerrero, Gonzalo Molina y Arturo Campos. También nos dieron apoyo económico.

 

La marcha tardó una hora en entrar al Zócalo, en donde se instaló un estrado para dirigir palabras a los manifestantes. Hablamos a la multitud luego de los principales dirigentes chiapanecos. Explicamos que Magariño fue encarcelado con el objetivo de desmoralizar y desorganizar a la sección 22. A estas horas ya sabíamos que en la ciudad de Oaxaca la marcha docente también había sido muy nutrida y que la represión gubernamental no había conseguido su objetivo, por ahora.

 

A diferencia de la ciudad de Oaxaca, arreglada por el gobierno y los empresarios para deleitar a los turistas, Tuxtla Gutiérrez carece de atractivos. Los hoteleros, restaurantes y la mayoría de comercios están de plácemes por la llegada de los maestros, que aumentan las ventas. Los restaurantes anuncian “menús magisteriales” a precios económicos. Aun así, el líder empresarial ha exigido que el gobierno desaloje a los trabajadores de la educación.

 

En la noche de ese día participamos en la asamblea estatal de la sección VII, a la que acuden los secretarios generales de cada delegación del sindicato. Fuimos los primeros en hablar y recibimos apoyo. La sección gremial difundió un resolutivo en solidaridad con los seis maestros de Oaxaca que están en la cárcel: son Aciel Cibaja, secretario Finanzas de la sección 22; Juan Carlos Orozco Matus, Othón Nazariega Segura, Roberto Abek, Efraín Picaso Pérez y Heriberto Magariño.

 

Los dos días siguientes, lunes 16 y martes 17, visitamos los campamentos de las decenas o cientos de delegaciones magisteriales y continuamos informando sobre los presos. Encontramos una atenta recepción a nuestro mensaje y un gran ambiente de lucha. El icono más popular es el Che Guevara y luego Emiliano Zapata. Los profesores nos ofrecieron aguas frescas y los de Chiapa de Corzo, pozol, una deliciosa bebida de cacao con hielos. Pronto se nos acabaron los miles carteles que llevamos y que entregamos uno a uno a los maestros. Muchos nos dieron monedas y algunos, billetes. Todos saben que solidaridad implica llevar la mano al bolsillo. Les pedimos que pegaran la propaganda en lugares visibles. Les dijimos que nos ayudaran a difundir la infamia del gobierno. Les explicamos que sólo si el gobierno advierte que cada luchador social que encarcele habrá una gran protesta, entonces se cuidará de no reprimirnos.

 

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 17 de mayo.

 

Crédito de foto: Armando Simonin.


Cuauhtémoc Ruiz es dirigente del Partido Obrero Socialista.

Share on Facebook228Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone