Top
APOYEMOS LAS HUELGAS; RECUPEREMOS UN SALARIO Y NUESTROS DERECHOS LABORALES. – 30-30
fade
5881
post-template-default,single,single-post,postid-5881,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

APOYEMOS LAS HUELGAS; RECUPEREMOS UN SALARIO Y NUESTROS DERECHOS LABORALES.

APOYEMOS LAS HUELGAS; RECUPEREMOS UN SALARIO Y NUESTROS DERECHOS LABORALES.

Huelgas, paros, marchas y plantones de obreros, médicos, enfermeras, trabajadores universitarios, académicos y maestros se suceden por todo el país. A la cabeza estuvieron los obreros de Matamoros con decenas de miles en huelga; trabajadores de universidades de distintos estados; los maestros de la CNTE anunciaron un fuerte plan de lucha. Todo lo anterior anuncia, por primera vez en muchos años, un ambiente favorable para la celebración del Día Internacional del Trabajo el 1 de mayo del 2019.

 

Desde hace 25 años no se veía en México una efervescencia sindical parecida. Luego de que el pueblo derrotó al PRI y PAN el pasado 1 de julio, es hora de llevar la lucha directamente contra los empresarios y ya no sólo contra sus partidos en elecciones.

 

Es necesario recobrar el salario mínimo que marca la Constitución, que aumente conforme suban los precios para que alcance a satisfacer las necesidades básicas de una familia.

 

Es necesario contar con empleos formales en los que el trabajador cuente con base y estabilidad, seguridad social, prestaciones, vacaciones y una pensión suficiente.

 

Es necesario democratizar nuestros sindicatos, hay que expulsar a los “líderes” charros vividores y traidores de los trabajadores y convertir a los sindicatos en organizaciones de combate que defiendan a sus agremiados.

 

Es necesario que todos apoyemos a los huelguistas y demás trabajadores en lucha.

 

Asimismo, es importante no confiar en que el nuevo Gobierno Federal va a apoyar la causa de los asalariados. El presidente López Obrador está demasiado comprometido con los empresarios y otros sectores del régimen como para escuchar las voces de los que menos tienen. El aumento al salario mínimo que ha decretado el Gobierno Federal -bajo la presión de Trump en las negociaciones del nuevo TLC- es una migaja y un insulto para millones de trabajadores que reciben sueldos que siguen estando entre los más bajos del mundo.

 

Muchos miles de trabajadores al servicio del estado fueron despedidos por la nueva administración de AMLO. Otros, que esperaban ser contratados mediante pagos por “honorarios” también están en desempleados. Esta “austeridad” de la que hace gala el gobierno de la 4T no está beneficiando al pueblo sino que es para satisfacer los dictados de los organismos empresariales internacionales y del país.

 

Aunque trata de disimularlo, el gobierno está en contra de las huelgas; incluso miembros de su gabinete y partido han operado contra las luchas sindicales. Ha permitido que el gobierno de Tamaulipas reprima salvajemente a obreros de algunas fábricas. Y en las universidades, presiona para que no se otorgue a trabajadores y profesores lo que piden sino aumentos salariales ridículos.

 

Los trabajadores en lucha pueden esperar la solidaridad de otros trabajadores, campesinos, mujeres, estudiantes y sectores populares. La CNTE, junto con los obreros de Matamoros y sindicatos universitarios, deberían convocar a la formación de una Coordinadora Nacional de todos los que están en lucha, incluyendo a las comunidades que se oponen al despojo de empresas mineras y de los llamados “megaproyectos”, así como a las organizaciones e individuos dispuestos a brindar solidaridad.

 

Ninguna de las fuerzas que hoy se están movilizando es capaz por sí misma de lograr objetivos como los que hemos planteado en párrafos anteriores. Pero el movimiento de los trabajadores cuenta con un arma que en el pasado lo llevó a alcanzar conquistas que hubieran parecido imposibles, como lo fue la nacionalización de la industria petrolera en 1938. Esta poderosa arma, que había quedado casi en el olvido durante las últimas décadas, es el frente único de lucha.

 

Este primero de mayo, día internacional de los trabajadores, ¡salgamos a las calles a demostrar nuestro apoyo a todos los que luchan, y en defensa de nuestros derechos laborales y las conquistas históricas del pueblo trabajador!

 

La liberación del pueblo trabajador será obra del pueblo trabajador mismo.


 

AGRUPACIÓN DE LUCHA SOCIALISTA

LIGA DE UNIDAD SOCIALISTA

PARTIDO OBRERO SOCIALISTA

Créditos de imagen: La fotos del Bita (vía Flickr).