Top
¿Anti-capitalistas a la Constituyente? – 30-30
fade
4317
post-template-default,single,single-post,postid-4317,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

¿Anti-capitalistas a la Constituyente?

¿Anti-capitalistas a la Constituyente?

Carabina 30-30

La campaña electoral de la Constituyente de la Ciudad de México es la menos interesante y más antidemocrática de las últimas décadas. Tendrá una participación popular excepcionalmente baja, y el gobierno considerará un éxito si la tercera parte del padrón electoral acude a las urnas. Realmente nada interesante se decidirá en la constituyente. Con el 40% de los asambleístas escogidos en las altas cimas del poder, pocas sorpresas nos depara la elección y todavía menos la redacción de la nueva Constitución. No es otra cosa que un símbolo de la alianza entre Mancera y Peña Nieto.

 

La única nota disonante de un proceso particularmente aburrido y gris ha sido la campaña electoral de Sergio Méndez Moissen, militante del Movimiento de Trabajadores Socialistas. El MTS obtuvo las 75 mil firmas que se les pedían para concursar, y ahora busca una curul en la asamblea constituyente capitalina.
 
Hay que votar por Méndez el 5 de junio
 
Creemos que sería muy bueno tener una voz de izquierda en la asamblea constituyente, aunque su participación sea estrictamente testimonial. Hay que decir que la política de lanzar una campaña electoral socialista para llegar a una franja mayor de la población es ambiciosa y correcta. El sector ultra de la izquierda que ha criticado al MTS por buscar “ser parte de una institución del estado burgués” es eso: ultra.
 
¿La historia es nuestra?
 
Habiendo dicho lo anterior, es necesario hacer una crítica fraterna a los compañeros del MTS. El tono político general de su campaña ha sido sorprendentemente poco clasista y radical. Es de no creerse que el mejor eslogan que la única campaña socialista haya encontrado sea el de “La historia es nuestra” -lo que sea que eso signifique. Méndez Moissen y Estrada hablan poco sobre el salario, menos sobre la desigualdad, y en general poco sobre las problemáticas de los trabajadores en la Ciudad de México. La mayoría de sus propuestas se lee como una versión ligeramente más a la izquierda de las críticas a la “partidocracia” y la “mafia en el poder” que la gente escucha todo el tiempo de la boca de López Obrador.
 
En esto no ayudó la decisión de elegir a Sergio Moissen como titular. De aspecto desaliñado, con un extraño acento argentino y con una carrera política hecha exclusivamente dentro de los muros de Ciudad Universitaria, es preocupante que el MTS piense que el compañero era la mejor opción para transmitir un mensaje socialista al grueso de la población.
 
El 5 de junio llamamos a la gente a votar por Moissen y deseamos de todo corazón que gane una curul. Esperemos que, si llega a entrar, su participación sea más clasista que su campaña política.
 
Este texto fue publicado también en El Socialista 380.

Share on Facebook160Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone