Top
Ante el terremoto, hay que seguir el ejemplo de los maestros – 30-30
fade
5327
post-template-default,single,single-post,postid-5327,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

Ante el terremoto, hay que seguir el ejemplo de los maestros

Carabina 30-30

Ante el terremoto, hay que seguir el ejemplo de los maestros

Carabina 30-30

Poco antes de la media noche del jueves 7 de septiembre –apenas unas horas después de la lucha callejera por la presencia de Peña Nieto en Oaxaca– un terremoto sacudió todo el sur del país. En la ciudad de México, millones fueron asustados por las sacudidas del suelo. Pero ese susto no es nada comparado con la destrucción material y de vidas humanas ocurridas en el Istmo de Tehuantepec, sobre todo en la ciudad de Juchitán, donde viven cien mil almas. Aquí murieron 37 personas, de un total nacional de 62.

La primera respuesta organizada en Oaxaca frente a este desastre vino de la brava sección 22. En las primeras horas de la mañana, el sindicato ya había habilitado centros de acopio en la capital del país y del estado. Además, la sección 22 convocó a todos los maestros oaxaqueños a crear centros de acopio en sus escuelas y a formar (e integrarse) a brigadas de rescate y reparación de daños. La respuesta del Estado fue tardía, pues llegó hasta la tarde-noche, y en gran medida para evitar verse opacados por el magisterio oaxaqueño, a quien apenas el día anterior habían reprimido como si se tratara del peor enemigo.

El terremoto mostró, sin embargo, que el magisterio y sus aliados son de lo mejor que tiene el pueblo de Oaxaca. En contraste, Peña Nieto visitó Juchitán la tarde del viernes, pero sin entrevistarse con víctimas y sólo para tomarse la foto. Un militante del POS en esta ciudad describió bien la visita de Peña: “llegó como ladrón y se fue como ladrón.” Sin que nadie lo viera. Peña es el verdadero enemigo, y él lo sabe.
EPN, repudiado en Oaxaca

El jueves 7 de septiembre fue un día malo para el gobierno. Sufrió dos fuertes golpes. Primero, contra los deseos de Peña Nieto, el titular de la PGR, Cervantes, no pasará a ocupar el cargo de fiscal general, cargo que ocuparía nueve años. Y ése no es cualquier golpe, pues la idea era que este personaje protegiera a los líderes del actual sexenio y no los persiguiera. En otras palabras, Peña Nieto y sus ladrones se irán de Los Pinos menos tranquilos de lo que deseaban: ¿pisarán la cárcel en los próximos años?

El otro golpe fue en Oaxaca, a donde EPN pretendió llegar con honores, del modo en que no ha podido hacerlo por las protestas del magisterio disidente. En esta ocasión, la prensa de Oaxaca daba por muerta a la sección 22 y Peña tenía planeado también acudir al Palacio de Gobierno y recibir las llaves de la ciudad, para simbolizar la derrota de los disidentes. Peña sí pudo estar en un acto con los empresarios, pero sólo eso. En contra de la presencia de Peña, acudieron de 15 a 20 mil manifestantes, sobre todo maestros. Se enfrentaron ocho horas y un helicóptero oficial resultó dañado (tuvo que aterrizar de emergencia). La policía estuvo aliada con porros. Juntos, pusieron barreras con camiones pero la masa rompió esos obstáculos.

Hubo heridos y presos. La fiesta que esperaba Peña Nieto por su presencia en Oaxaca, terminó convertida en una fuerte protesta contra su sexenio. El pueblo de Oaxaca, una vez más, lo ha declarado persona non grata.

Para el proceso electoral de 2018 el presupuesto para los partidos políticos será 27% mayor que el que recibieron en 2012. Todo ese dinero debería destinarse a las tareas de reconstrucción de las zonas dañadas por el terremoto.

 


Material publicado en el periódico común de La Gota, la LUS y el POS. Septiembre de 2017. Descargar: https://goo.gl/jRXXjW 👈

Share on Facebook48Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone