Top
“Al sororo rugir del amor” – 30-30
fade
6369
post-template-default,single,single-post,postid-6369,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default

“Al sororo rugir del amor”

Las Socialistas

“Al sororo rugir del amor”

 

Eréndira Munguía Villanueva

Este artículo es parte la serie Las Socialistas que pretende aportar al balance de las movilizaciones del 8 y 9 de marzo del 2020 en México y Latinoamérica.

 

Mary es una científica brillante que está, por alguna razón, forzada a investigar el mundo desde un cuarto blanco. Sabe toda la información física, óptica y neurológica para entender lo que sucede cuando una persona ve tomates maduros o el cielo, e incluso usa términos como “rojo”y “azul” ¿Qué sucederá cuando Mary sea liberada de su cuarto blanco y negro y tenga acceso a una televisión a color?

 

Es evidente que en nuestro país la violencia hacia las mujeres es un grave problema que nos afecta a todas en muchos de los ámbitos de nuestra vida, en la casa, el trabajo, la escuela, y que debe erradicarse. Pero hay un problema, la mayoría de nosotras nunca hemos vivido libres de violencia, algunas ni siquiera podríamos imaginarlo. Porque nosotras sólo conocemos la vida como la vivimos todos los días, con un nivel de hostigamiento y crueldad extremos hacia nosotras.

 

Pero hubo una ventana maravillosa, que fue para muchas quizás la acción más arriesgada de sus vidas en términos políticos y a la vez, la cosa más reivindicadora y dulce: Las movilizaciones del 8 y 9 de marzo de 2020. Gracias a eso pudimos enterarnos qué se siente vivir sin hostigamiento, aunque sea por algunas horas. Con la acción de miles de mujeres de todas las edades, condiciones y geografías, que abrieron un enorme paraguas violeta que protegió a muchas del acoso machista, como Mary, encendí una tele a color. Pusieron sus cuerpos en el frente de batalla contra la violencia machista, y ese ímpetu indicó una ruta sin retorno. No puedo estar más feliz.

 

Miles de mujeres hicimos a partir de ese momento cosas maravillosas. Nuevas conductas de fortaleza, disciplina, compromiso, empatía, estrategia y militancia surgen cada día. Las mujeres latinoamericanas este 8 y 9 de marzo señalamos algo vital para la presente contingencia: Estamos dispuestas a organizarnos desde abajo para resolver las crisis sin atenernos a lo que quien ostenta el poder nos ordene, ya lo hicimos y muy bien.  Es maravillosa esta sensación de fuerza en la hermandad ¡Bienvenida la revolución que las mujeres hemos iniciado!

 

Ahora es más claro que nunca la necesidad de una profunda reflexión interna. Cualquiera que haya silenciado una mujer, minimizado sus opiniones y sentimientos, parasitado su trabajo, ejercido cualquier tipo de violencia física, psicológica, económica… en ese momento, prestó su cuerpo, mente y voz a la contrarrevolución. Si hemos cometido estos actos es urgente encontrar la manera de no repetirlos.

 

Esta revolución de las mujeres cambiará a muchas personas de distintas maneras, no podemos medir aún su alcance, pero vale la pena sacarle el mejor provecho porque esto es un momento histórico crucial. En este mundo de capitalismo tardío y derrumbamientos políticos esta revolución podría permitirnos a mujeres y hombres algo precioso: ser un poco más felices. Podremos escuchar nuestras emociones y actuar en consecuencia, y créanme, la emoción de contribuir a la revolución es la mejor de todas, es como estar enamorada. Participar en la Revolución de las Mujeres: Excelente servicio, cinco estrellas.

 

La frase que titula este texto es el último verso del himno feminista “Canción sin Miedo” de Vivir Quintana, te invitamos a escucharlo. En los siguientes días encontrarás en 30-30 bajo la etiqueta 8y9M2020 descrita la experiencia de mujeres del norte, centro y sur del país, y del continente. Podrás saborear cómo vivieron ellas la experiencia, cuáles son sus perspectivas. Todas queremos lo mismo: tener control pleno de nuestros cuerpos y mentes, recuperar nuestras voces, acabar con la violencia del sistema capitalista y patriarcal en el que vivimos. Si deseas que publiquemos tu experiencia envíala a pos.org.mx@gmail.com

 

Imagen: Marcha del 8 de Marzo 2020 en CDMX. Samantha Pantoja vía Flickr.


Eréndira Munguía es profesora universitaria y militante del Partido Obrero Socialista.